Una casa que sueña con el ascenso de su dueño

|

LA actual primera dama de Podemos, Irene Montero, madre de los hijos de Pablo, antes Pablo Manuel, “Viva la Gente” Iglesias, de los que él es el padre, anduvo por Radio Nacional en plan esmoleira. La radio no es la tele, carece de imágenes, pero ni falta hacían para imaginársela con la palma de la mano extendida. ¡Ay!, señor, deme una caridad, por favor. Realmente no pedía la caridad para ella, se trataba más bien de una caridad en régimen de gananciales, pues la pedía para su señor esposo. Y no se trataba de unas monedas, sino que pedía un ministerio. Un ministro queda bien, viste mucho, una dacha campestre. Incluso el chalecito puede ascender en el escalafón inmobiliario y alcanzar el título de palacete. A lo mejor la casa es la que más ganas tiene de que su señorito entre en el Gobierno. 

Una casa que sueña con el ascenso de su dueño