Otra vez a vueltas con las acciones del Deportivo

|

DE Lendoiro se podrá decir lo que se quiera, pero jamás se podrá negar que fue un ejemplar padre de familia, pues consiguió el pleno empleo para su prole, por cierto bastante numerosa. Los colocó a todos en el Deportivo, del que causalmente era el presidente... pero los colocó. Pero no solo impartió lecciones laborales, sino también electorales. Anda que no echó acciones ni nada para atrás cada vez que un valiente quería descabalgarlo del trono; encontraba irregularidades con la misma facilidad con la que despilfarraba millones. Pero debía de tener dotes didácticas, porque Tino Fernández, que sufrió sus clases, también le ha tumbado un montón de delegaciones de firmas a Miguel Otero, aunque parece ser que en esta ocasión con bastante razón. Algo vamos mejorando; en Segunda, pero vamos mejorando.

Otra vez a vueltas con las acciones del Deportivo