2015, DRAMA A LA VISTA

|

El año 2015 se presenta apasionante, inquietante para unos, ilusionante para otros. Los cambios que se anuncian como verdadera revolución socio-política tienen beneficiarios y perjudicados. Para el PSOE, por ejemplo, es un año crucial porque puede vivir un drama. Elecciones municipales y autonómicas y finalmente elecciones generales, con un discurso en remodelación pero con los ecos del discurso pasado, pegado al modelo único neoliberal instalado en la UE, con aspiraciones a gestionarlo pero no a cambiarlo como ocurre con Podemos, la fuerza que le proyecta la sombra del drama y que representa hoy a muchos votantes socialistas y progresistas en general que no se resignan al modelo único, sino que quieren una sociedad nueva, donde el ciudadano esté antes y por encima de los intereses financieros. Esos votantes no perciben al PSOE en ese camino, así que debe, y con poco tiempo, encontrar esa senda y evitar el drama de una posible deriva hacia la irrelevancia.

 

2015, DRAMA A LA VISTA