::::: JUEVES ::::::

|

 Los socialistas repiten una y otra vez el mismo error

EN ocasiones, parece que la historia se mete en una especie de bucle en el que los hechos se repiten con pasmosa semejanza. Queda por ver si las consecuencias son las mismas. La cuestión es la presencia de Francisco Vázquez, exalcalde coruñés añorado por muchos, presentando una conferencia del presidente gallego, Alberto Núñez Feijóo. El paralelismo es simple: Carlos Príncipe presentando un acto de Alfonso Rueda. Es cierto que el exalcalde de Vigo, en aquellos momentos ya estaba expedientado por el PSdeG, pero la reacción ha sido la misma, ningunear al protagonista. Y es que los socialistas siempre han sido expertos en fagocitar a sus primeros espadas. Vázquez y Príncipe no son más que los eslabones de una larga lista que podría comenzar con González Laxe y que incluiría a políticos como Touriño o Cortizo. Es decir, todo aquel que despunta termina decapitado en aras de la maquinaria de la formación. Ni tan siquiera se les concede el honor de ir a morir dignamente a un cementerio de elefantes cualquiera, como el Senado o Estraburgo. Lo suyo es una muerte con saña. Y lo peor es que parece que los socialistas no son conscientes de que con su actitud no hacen más que dilapidar su herencia. Desde luego, no es la primera vez que Francisco Vázquez les toca las narices a aquellos que fueron suyos. Baste recordar, por ejemplo, cuando acudió a una conferencia de Albert Rivera en A Coruña, o cuando megáfono en ristre defendió la unidad de España en plena plaza de María Pita. Pero son las cosas de Vázquez, esas por las que fue capaz de, elección tras elección, renovar la mayoría absoluta y mantener bajo el color socialista una de las ciudades más importantes de Galicia. Luego llegó su destino como embajador cerca de la Santa Sede y, posteriormente, el bloqueo de su nombramiento como Defensor del Pueblo. Un bloqueo que, curiosamente, partió de las filas de su propio partido. Resulta curioso que ,cuando el PP estaba dispuesto a aceptar su nombre para el cargo, fuera un grupo de niñas socialistas de nuevo cuño, feministas de papel couché y aupadas al poder absoluto con el insulso Zapatero, el que se cargara el broche de oro para la carrera de un gran político. Porque, por mucho que les pese a los mediocres que copan ahora los cargos en el PSdeG, Vázquez es un político de raza, de esos que, por desgracia, nacen pocos. Qué pena que no vuelvan aquellos tiempos en los que Fraga podía presentar una conferencia de Santiago Carrillo en el club Siglo XXI sin que se abriera la tierra. Lástima que ya no queden políticos como aquellos.

 El peor enemigo de Rajoy es Rajoy

RAJOY es, en ocasiones, su peor enemigo. No es la primera vez que el presidente del Gobierno mete la pata y su reacción termina convirtiéndose en un chiste interminable en las redes sociales. El pasado miércoles volvió a hacerlo a cuenta de la nacionalidad de los catalanes si se declara la independencia. No quedó claro si esos ciudadanos serían españoles, europeos o centroafricanos. La realidad es que, aunque jurídicamente esté claro, son muchos los que tienen las mismas dudas que Mariano Rajoy.

 Las críticas se convierten en alabanzas

Y después de los escándalos, las manifestaciones y las protestas, resulta que los jefes de servicio, es decir, los responsables médicos, ven injustas las críticas vertidas contra el hospital Álvaro Cunqueiro, de Vigo. Incluso van un poco más allá y alaban las instalaciones. El colectivo médico es poco dado a la lisonja y, tal vez, es posible que todo lo que ha rodeado este asunto haya estado politizado de más.

 El deseo que se esfuma

AL final, la gran lista única gallega (de izquierdas, claro), se diluyó con la velocidad que lo hace un azucarillo en un café caliente, y la esperanza de muchos de que se consiguiera, por primera vez, que hubiera un grupo propio gallego (y es de suponer que nacionalista) en el Congreso, también lo ha hecho. Serán dos las candidaturas. Una que agrupará a Esquerda Unida, Podemos y Anova (seguro que a esta se suman nuevas siglas en un intento desesperado por tener algo de protagonismo) y la de siempre, la del BNG, a la que, al menos, no se le podrá acusar de buscar un maquillaje que cubra su marca. La cuestión es que no resulta fácil aunar voluntades y programas cuando es preciso integrar tantas sensibilidades diferentes, a no ser que, en el fondo, el único deseo aglutinador que escondieran fuera el de intentar arrebatar la victoria al Partido Popular. Ahora solo falta por saber si los votantes tragan con las amalgamas o prefieren fórmulas más rodadas.

 Lo que un grupo de vecinos de Arteixo logró para todos los españoles

LOS partidos emergentes se basan en la fuerza de la sociedad. La unión hace la fuerza, que dirían otros, pero esa máxima es una realidad palpable, que se demuestra en casos como el de la vacuna contra la meningitis B. Un grupo de ciudadanos de Arteixo se movilizó exigiendo que el medicamento se vendiera en las farmacias tras una muerte en el pueblo. Ahora ven como el todopoderoso Gobierno se pliega a sus peticiones y la vacuna se dispensará en farmacias a partir del próximo día 1. A veces, la unión mueve montañas.

 El descuidado peregrinaje inglés ferrolano

EL actual gobierno ha descubierto el Camino inglés a Santiago. Lo raro es que los anteriores comandantes de la plaza ferrolana no cayesen en la cuenta de la importancia de la ruta y asaltasen a los despistados sexagenarios cruceristas con un báculo y una vieira y tira para Compostela. Es que la ciudad y comarca parece que están sobradas de iniciativas de las que se llaman ahora dinamizadoras. Todo lo que sea reclutar peregrinos hacia el Apóstol contribuirá a llenar las calles desiertas y los senderos silvestres, pero hay que hacerlo bien y con maneras y para informarse, los políticos locales, tienen el caso de Muxía, localidad que por arte del “Prestige” saltó a la fama como final alternativo de la ruta galáctica con señales y bares de nombre santo.

 Las otras declaraciones de Linde que no causaron tanto escándalo

CADA vez que el gobernador del Banco de España, Luis María Linde, abre la boca, sube el pan. La lástima es que haya tenido mucha más repercusión mediática su alusión a que se produzca un corralito si Cataluña declara de forma unilateral la independencia que las que realizó ayer, en las que insiste en la necesidad de complementar la pensión que se recibirá del Estado con sistemas privados. Es decir, que a los ciudadanos parece que les preocupa más saber que el máximo responsable del BCE se meta en política a que reconozca, de forma abierta, que el actual sistema de pensiones, ese que todos los meses se lleva un buen pellizco de nuestros salarios, no es suficiente para que cuando nos llegue la hora de nuestra merecida jubilación, nos permita vivir sin apreturas. A lo peor, resulta que, a estas alturas, ya todos sabemos, más o menos, que Linde tiene razón.

::::: JUEVES ::::::