La salud de A Falperra

|

NADA queda a la casualidad en el Concello desde que gobierna la Marea, nasía pa’ganá. Todo está calculado –y con tiempo– para que en el momento idóneo se haga realidad. Por ejemplo, alguien decidió que los vecinos de A Falperra vienen al mundo para caminar y se han ido dando los pasos –¡aún va a resultar que la xente do común tiene retranca!–para que le cojan gusto a eso de ser peatón. La cosa empezó por plantear para ellos un centro de salud con diseño vertical, o sea escaleras pa’rriba, escaleras pa’bajo a darle al pinrel. Después, que el ambulatorio del barrio tendría que estar en el paseo de los Puentes, es decir, habría que pegarse una larga caminata para ir al médico. Ahora, el proyecto es habilitar una senda peatonal que recorra la zona... Como quien mueve las piernas, mueve el corazón, la población de A Falperra será la más sana de toda A Coruña. Siendo tan envidiable la salud de los residentes, ¿para qué hace falta un ambulatorio? Para nada. ¿Estaba o no todo tasado y medido por los mareantes?

La salud de A Falperra