Muy poco les duro el amor

|

Aquellos que presagiaban que tras el acuerdo del Brexit todo iba a ser una camino de rosas entre el Reino Unido y la Unión Europea estaban más que equivocados. Hizo falta solo esperar tres semanas para que surja el primer conflicto. Y, además, este conflicto es de esos que alguien definiría como de hondo calado, ya que Londres se niega a conceder el rango de personal diplomático a Joao Vale de Almeida, el enviado de la UE para la delegación comunitaria en la capital británica. La excusa que esgrime el Gobierno de Boris Johnson es que no quieren sentar un precedente que definen como peligroso al tratar a un organismo internacional de la misma manera que a un estado. Por ahora, lo más grave es que Almeida se quedará sin presentar sus credenciales a la reina y que ni él ni los suyos difrutarán de inmunidad que sí tienen los representantes de delegaciones diplomáticas reconocidas.

Muy poco les duro el amor