O uno se corrió hacia la derecha u otro hacia el centro

|

El consumo de rayos catódicos en dosis masivas es beneficioso. Que se lo digan a Pablo Casado. Empezó siendo uno de los miembros más activos de la sección Clan TV del PP, que consiguió que el canal de dibujos animados de Televisión Española permaneciese sintonizado durante las 24 horas en la sede central del partido, y ha acabado siendo el sucesor de Rajoy. Es verdad que debió de ver a escondidas otras cadenas. Seguro que un día zapeó a hurtadillas, se enganchó a los programas de adultos y llegó a razonar como nunca lo haría un adicto a Peppa Pig o Bob Esponja. ¡Menudo vicio ese de pensar! Uno empieza y ya no para. Con la cabeza caliente decidió presentarse a las primarias y aun encima las ganó. Como el cerebro se le ha quedado  on fire se le ocurren cosas como proclamar en una entrevista que el votante de Vox ya no tiene ningún motivo para no volver al Partido Popular. Ante semejante afirmación no queda más remedio que preguntarse: ¿Tanto se ha escorado el PP a la derecha?, porque Vox, centrarse, lo que se dice centrarse, mucho no se ha centrado.

O uno se corrió hacia la derecha u otro hacia el centro