El embudo

|

Al Partido Popular no le gusta que catalanes ni canarios le lleven la contraria. Tampoco el resto del personal. A unos por la independencia; a otros por el petróleo, y al resto, porque no le sale de los huevos.
El caso es hacer lo que le peta con su mayoría, y a los demás que les den por saco. Da igual que lo que hagan no le guste a nadie: sea en sanidad, educación, dependencia, banca, salarios, pensiones, desahucios, parados, preferentes, impuestos, alcaldías, o lo que se les ocurra. Pero hablan de “regenerar la democracia”. Vamos a ver: Para estos pájaros de cuenta, regenerar la democracia debe ser algo así como meternos un embudo en el culo y que traguemos todo lo que podamos; quieras, o no. Pues bien; creo que ya llegó el momento de plantarles cara, declararlos enemigos del pueblo, y largarlos a la puta calle por el método democrático más rápido y eficaz: la patada en el culo. Sin más contemplaciones.

 

El embudo