PRINCIPIOS PARA UN NUEVO FUTURO

|

No existe en la comarca de Ferrol, en estos momentos, una actividad económica con más posibilidades de crecimiento que la que aporta el puerto de Ferrol. La adjudicación del proyecto constructivo del ferrocarril a la dársena de Caneliñas despeja toda vía, y toda duda, sobre el interés que esta infraestructura despierta en el marco de los puertos de interés general del Estado. Ferrol y su área de influencia puede dejar de depender casi exclusivamente, en cuestión de apenas una década, del sector naval para encontrar en el mar otra salida que no sea la estrictamente constructiva. El tren a Caneliñas es vital para ese desarrollo, no solo por lo que representa de cara a afianzar el proyecto de la terminal de contenedores, sino por cuanto el redimensionamiento de las instalaciones constituye una verdadera oportunidad, posiblemente excepcional y única en siglos, para encontrar alternativas que garanticen la recuperación del entorno en los planos tanto económico como industrial y, consecuentemente, laboral. Ferrol no puede, ni debe, perder la oportunidad de competir frente a instalaciones tan próximas como las de Punta Langosteira. Lastrar nuestras propias alternativas puede implicar retrasos difícilmente asumibles y sin capacidad de retorno, como se ha demostrado en otras ocasiones. En materia de tráficos portuarios jugamos, por primera vez, con una relativa ventaja. No podemos desaprovecharla.

PRINCIPIOS PARA UN NUEVO FUTURO