Belén Toimil: “Se que este no es el límite, aún queda mucho por venir”

Belén Toimil, durante el Campeonato de España de clubes en el que firmó la segunda mejora marca nacional en pista cubierta | sportmedia
|

Era su quinto intento en el Palau barcelonés. Y, como ella misma comentó, una vez realizado ese lanzamiento, “salí del círculo normal, ni siquiera sentí que había sido un tiro muy bueno”. Pero lo fue, y tanto. Unos 17,86 metros que sitúan a la mugardesa con la segunda mejor marca española en pista cubierta de toda la historia, a ocho centímetros del registro logrado en 1996 –y no en 1975 como por error se publicó en este diario–. por Martina de la Puente. Un Campeonato de España de clubes-Copa Iberdrola en el que Belén Toimil dejó muy claro que, si tiene un límite, este todavía está muy lejos.


Díganos la verdad ¿qué había desayunado ese día para sacarse ese lanzamiento?

(Ríe) El “finde” anterior había ido a Madrid, que hice 17,21, calentando ya había metido un tiro que era bastante largo, pensé que podía ser de 18 metros. Y ya durante la semana me encontraba bien, justo también empecé el plan de entrenamiento de competición, que es más enfocado a estar ligera y potente y no tanta carga de trabajo, de pesas, también ayuda a que la bola salga mucho más rápida.. El lunes y martes, entrené genial, el martes, de hecho, fue el mejor día de entrenamiento de mi existencia, fue una técnica superguay, me sentí superpotente. La historia es que yo no se cuánto estaba lanzando, porque lanzo contra una red, pero las sensaciones eran muy buenas.


Llegó a Barcelona consciente de que estaba en un buen momento, ¿no?

Yo iba confiada con eso y llegué al Palau y, el sábado, calenté y ya me vi muy suelta, muy bien, e hice algún lanzamiento completo en el calentamiento que también se fue muy lejos. De hecho me dijeron que era más lejos que lo que había hecho en competición.


Empezó la competición y para lanzar lejos tengo que estar tranquila y hacer los movimientos de la técnica tal cual son, y si me pongo nerviosa empiezo a modificar gestos y no sale. Me paso eso y lancé dos tiros de 16 metros y dos nulos. Empecé un poco así porque no era capaz de llegar como estaba llegando y engancharla. Entonces me dije “tranquila, recuerda sensaciones” y ya en el quinto lanzamiento conseguí llegar bien colocada. Me dio rabia quedarme a ocho centímetros del récord de España en pista cubierta, pero hice récord del campeonato, marca personal por 65 centímetros, que hacía tres años que no la batía y en este nuevo estilo giratorio. Muy contenta porque va saliendo el trabajo que estamos haciendo, aunque se que aún queda mucho por venir, que este no es el límite, es muy buen camino y buena señal.


Pero ¿entonces hay un límite?

No. De momento no pienso en el límite. Además la mínima para el Europeo son 18,20 y el último fin de semana que puedo hacerla es el Campeonato de España y luego la de Tokio son 18,50, que ahí ya tengo más tiempo, pero sigue siendo un objetivo que si lo consigo hacer ahora pues mejor. Se que puedo estar en 18 metros, porque calentando en dos competiciones ya he visto que los puedo lanzar, no se cuanto sería... 18,20, 18,02... es que no lo se. Tanto yo como mi entrenador –Carlos Burón– somos conscientes de que tal y como estoy entrenando, las técnicas buenas que estoy haciendo, las pesas que estoy haciendo, que soy capaz de lanzar lejos. Pero es necesario competir, tener rodaje y que salga. Estoy confiada.


¿Cuál es la clave, o la suerte, para que le salga ese lanzamiento en competición?

Llevo un año y poquito haciendo giratorio, me pilló la pandemia por el medio y todo, y es un estilo más irregular que el lineal. En lineal puedo estar más regular sobre mis marcas. En giratorio puedo tener diferencias de metro y pico, pero cuanto más tiempo lleve menor será esa diferencia. Actualmente como estoy ahora, muy fuerte, lo que tengo más verde es la técnica. El hecho de llegar bien colocada para luego engancharla al final... tengo más incertidumbre, igual este tiro no me sale. No es una lotería, pero tienes seis intentos y yo en una técnica entrenando lanzó 60 tiros y no me salen todos perfectos. Es un poco que yo ahora mismo juego con el hecho de que si me sale un lanzamiento, los demás me dan igual, para eso tenemos seis intentos. Yo que me pongo nerviosa, cambias los gestos.. pero voy compitiendo y me voy metiendo en situación y ya lo interiorizo como una situación no desconocida. Eso también influye en que yo esté más tranquila para hacer la técnica. Es un poco todo eso, pero en general es que como el giratorio es tan irregular y yo aún más, se junta todo (ríe)


¿Nos va a deleitar entonces en el Campeonato de España con otro espectacular lanzamiento?

Eso espero. Aún no se si voy a competir este fin de semana, pero a mi me gustaría descansar, porque ya competí cuatro veces y el fin de semana que viene es el Nacional y me gustaría seguir entrenando e ir fresca.


Obviamente ir a por el oro, que eso es lo que tengo en mente ya desde que empezó la temporada, además, por ranking sería lo lógico, pero todo hay que lucharlo. E intentar la mínima para el Europeo, como mínimo. Eso ya implicaría récord de España, pero es que como la mínima para el Europeo es más grande que el récord de España, pues no pones las miras en el récord, las pones en el Europeo. Y bueno, ya si hago la mínima para Tokio en cualquier momento pues eso ya implica todo lo anterior.


Es que este año las mínimas son tan caaaras, las más caras de la historia. Entonces en el caso de España, ahora está en 17,55 pista cubierta, si haces lo que te piden las federaciones internacionales, a nivel nacional eres lo mejor, lo rompes todo. Está tan caro, pero tan caro incluso para las buenas buenas. Yo ya tengo las miras en eso, Europeo y Tokio. Creo que la mínima para el Europeo –18,20 metros– lo puedo hacer y a ver si se alinean los astros (ríe) y consigo estar tranquila y hacer lo que se hacer que sé que puedo hacer.

Belén Toimil: “Se que este no es el límite, aún queda mucho por venir”