El Cartagena, rey del baile en la pista de A Malata

Kevin Chis fue el encargado de anotar los dos tantos de la formación ferrolana | jorge meis
|

El ritmo infernal con el que el Jimbee Cartagena arrancó el duelo que ayer se disputó en A Malata hacía presagiar un complicado encuentro para un O Parrulo que llegaba aún con la sensación de la victoria de hacía pocos días ante el Osasuna Magna.


Con los murcianos prácticamente flotando sobre la pista, poco pudieron hacer los ferrolanos para evitar un primer tanto que llegó pronto, muy pronto, solo cuando habían transcurrido dos minutos de juego. Una apertura de Franklin para Waltinho terminó con el balón en la meta de Marc García tras un remate en el área de este último jugador. Después de abrir la lata, los visitantes no bajaron en absoluto el ritmo, conscientes de que un triunfo en A Malata los llevaría al liderato catorce años después. Y fruto de este apretar salió un nuevo premio. En esta ocasión fue Solano el que, tras una falta al borde del área lanzada por Bebe, colocaba el 2-0. Este mismo jugador protagonizaría uno de los dobletes del duelo –los otros llegaron gracias al local Kevin Chis y al visitante Walthinho–, empujando simplemente un balón a pase de Lucão desde la banda. Era el minuto diez y Miguel contó con los primeros acercamientos, aunque sin excesivo peligro, a la meta defendida por su excompañero Chemi. El Cartagena era el que le ponía música al baile, con una defensa prácticamente infranqueable.


El duelo entró en una fase más tranquila tras varios cambios en las filas visitantes, con Iago intentando recortar distancias ante un rival que se estaba mostrando superior. Si bien, las cosas no fluían para O Parrulo y la desesperación y el cansancio parecían hacer mella en los locales. Solano hizo de nuevo temblar al grupo departamental con dos tiros consecutivos, el primer al palo y el segundo con parada de Marc García. Una jugada iniciada por Miguel termina con un tiro de Isma que se paseó por delante de la meta contraria sin tampoco encontrar rematador, finalizando así (0-3) la primera parte.


Empuje

Con una chilena de Waltinho que se fue fuera comenzó el segundo tiempo y con un O Parrulo echando el resto y poniendo en liza el juego de cinco. Un portero-jugador que hizo sufrir a los de Duda –eso sí, después de que Lucão a punto estuviera de anotar el cuarto–. Kevin, en dos ocasiones e Iago vieron cómo Chemi desbarataba sus casi goles e Isma vio cómo su lanzamiento se iba fuera a portería vacía, así como el tiro alto de Iago.


Tras estos minutos de acoso ferrolano, el Cartagena volvió a llevar el ritmo y de nuevo encontró el paso con el cuarto de Juanpi tras un córner. Adri teloneó el doblete de Kevin Chis, que anotó el primero tras un robo en media pista del internacional ferrolano y, el segundo, minutos después, a siete del final. Pero cada vez que O Parrulo sacaba la cabeza, el Cartagena se la volvía a hundir. Así, en juego de cinco local, Franklin volvía a poner de cara el duelo para los suyos con un tanto a portería vacía. Casi a continuación, de haber habido público en las gradas, se hubiese escuchado un gran “oooh”, ya que un tiro de Miguel se quedó a centímetros de traspasar la línea de gol, estando muy rápido Chemi. Waltinho, de nuevo a portería vacía, borraba cualquier esperanza ferrolana, mientras que los de Cartagena intentaban hacer el séptimo con un tiro de Marinovic despejado por Marc García. Un tiro lejano de Domingos fue el último suspiro de los ferrolanos, que no quisieron prolongar un baile en el que ya se había coronado al rey. 

El Cartagena, rey del baile en la pista de A Malata