El exalcalde de Santiago se define como gran defensor de la legalidad

GRA264. SANTIAGO DE COMPOSTELA, 26/03/2014.- El alcalde de Santiago, Angel Currás y la concejala de Desarrollo Urbano, María Pardo , durante la rueda de prensa ofrecida hoy en la sede del Ayuntamiento. EFE/Xoan Rey.
|

El exalcalde de Santiago de Compostela Gerardo Conde Roa, quien dimitió tras una condena por fraude fiscal, se definió ante la instructora de la operación Pokemon, Pilar de Lara, como “un gran defensor de la legalidad pública” en una comparecencia voluntaria celebrada el pasado día 7.

La jueza que instruye el caso Pokemon en Lugo, Pilar de Lara, escuchó ese día a Conde Roa, quien, además de recibir regalos, se fue de viaje a Barcelona con su esposa a cuenta de Vendex, que pagó el desplazamiento, la comida y entradas para el Liceo a cambio de, presuntamente, haber favorecido a esta empresa, que centra la trama, en la adjudicación de contratos.

El exalcalde de Santiago, que dimitió en abril de 2012 tras menos de un año en el cargo, se mostró muy crítico con el papel de los agentes de Vigilancia Aduanera que realizan todas las investigaciones para la jueza, tras haber “sido acusado reiteradamente de hacer adjudicaciones ilícitas a la empresa Aquagest”.

“Hay una manipulación, en algunos casos, tan absolutamente inconcebible de las conclusiones que saca Vigilancia Aduanera de hechos totalmente irrelevantes que los transforma de tal manera que, a mi juicio, afecta gravemente a la instrucción. Me siento absolutamente pisoteado en mis derechos constitucionales, en mi presunción de inocencia y en mi derecho al honor por los informes que estos señores van haciendo”, subrayó en su testimonio.

Afirmó estar indignado por varios motivos e incluso llegó a discutir con De Lara por el hecho de que los agentes, según su versión, no explicasen que en el registro de las oficinas de Vendex apareció un “tarjetón” a través del que Conde Roa devuelve un obsequio.

La instructora le dijo que “no aparece su nombre en ese tarjetón”, a lo que él replicó que estaba firmado, ante lo que la magistrada le replicó si “se supone que los agentes de Vigilancia Aduanera llevan un registro de todos los políticos del mundo mundial para saber que esa firma es la suya”.

A pesar de todo, a Conde Roa le chocó que sean “tan listos (los agentes de Vigilancia Aduanera) para unas cosas y tan poco listos para otras”, pues con algunos datos sacan conclusiones y no lo hacen con “una firma que va con nombres y apellidos y que pone Grupo Popular del Ayuntamiento de Santiago”. Así, el exalcalde llegó a acusar a los investigadores de mentir.

El exalcalde de Santiago se define como gran defensor de la legalidad