Abanca cierra el primer trimestre con un beneficio de 156 millones de euros

El presidente de Abanca, Juan Carlos Escotet | archivo ec
|

Abanca cerró el primer trimestre de 2019 con un beneficio neto de 156 millones de euros, lo que supone mantener prácticamente el mismo resultado que en el mismo período de 2018 (un 0,45  por ciento más), según informó la entidad financiera.

Al arranque de 2018, el banco que preside Juan Carlos Escotet se anotó un beneficio neto de 155,3 millones de euros, lo que ya había representado un ligero incremento, del 1,5%, en variación interanual. La entidad destacó su “sólida posición entre las más rentables del sector”, con una rentabilidad financiera del 13,5%.
Resaltó que el resultado de estos tres primeros meses del año se asienta en “la creciente capacidad de generación de ingresos”, ya que su margen bruto se incrementó un 7,1 por ciento. Dentro de esta mejora, llamó la atención sobre el margen comercial y los ingresos por servicios.


Además, calificó de “significativa” la mejora de la calidad del activo, puesto que los saldos dudosos, que se redujeron en un 28,9% con respecto al mismo período del año anterior, y encadenan 21 trimestres consecutivos de descenso. La tasa de morosidad quedó situada de este modo en el 3,5 por ciento.

Aumento de ingresos
Abanca atribuye al desarrollo de su actividad minorista el aumento en la capacidad de generación de ingresos. Así, el margen bruto del primer trimestre alcanza los 284,4 millones de euros, un 7,1% más. El margen comercial mantiene la tendencia de los últimos trimestres y es la principal fuente de crecimiento del margen de intereses. Dentro del capítulo de ingresos recurrentes destaca el avance de los ingresos por prestación de servicios, que crecen un 8,2%. Todas las partidas comparten la evolución positiva: los ingresos por servicios bancarios crecen un 13,4%; los procedentes de cobros y pagos, un 9,7%; y los generados por venta de seguros, planes y fondos, un 1,8%.


El volumen de negocio se situó por primera vez por encima del nivel de los 70.000 millones de euros tras registrar a cierre del primer trimestre un incremento interanual del 6,5%. Este crecimiento responde a incrementos equilibrados en los epígrafes tanto de crédito a clientes como de captación de recursos.
La cartera de crédito normal a clientes experimentó un crecimiento del 6,5%, con un “protagonismo cada vez mayor” de la financiación a empresas y autónomos, colectivos que recibieron en el primer trimestre del año 525 millones de euros en nuevas formalizaciones y suponen ya el 40% de la inversión crediticia total. Los recursos captados de clientes aumentaron un 6,7%, también con “creciente protagonismo” de los saldos a la vista y los fondos de inversión, planes de pensiones y seguros de ahorro.

La entidad dispone de una liquidez de 12.344 millones de euros entre activos líquidos y capacidad de emisión de cédulas. Los activos líquidos cubren más del doble de los vencimientos de emisiones y las ratios de financiación neta estable y de cobertura de liquidez, situadas respectivamente en el 127% y el 235%, cumplen los requisitos regulatorios fijados en Basilea III. 

En este primer trimestre, l la agencia Fitch Ratings ha revisado el rating que otorga a Abanca elevándolo a la categoría de grado de inversión.

Abanca cierra el primer trimestre con un beneficio de 156 millones de euros