La Xunta advierte de que vigila “todo lo que ocurre” en la crisis de Pescanova

16 abril 2013 página 30 / 18 abril 2013 / 14 mayo 2013 página 33 / 31 mayo 2013 página 35 / 08 junio 2013 página 38 / 15 agosto 2013 página 33 / 24 agosto 2013 página 36 / 24 septiembre 2013 página 32 / 12
|

La conselleira de Traballo e Benestar, Beatriz Mato, aseguró ayer que desde el Ejecutivo autonómico miran “con alerta” y están “muy vigilantes de todo lo que está ocurriendo” con la situación de la multinacional gallega Pescanova, visto el enfrentamiento entre la banca acreedora y el consorcio Damm-Luxempart por la propuesta de convenio remitida al juez que lleva el concurso de la pesquera.

Mato destacó que la premisa del Gobierno gallego es que Pescanova “siga manteniendo el centro neurálgico y evidentemente todos los puestos de trabajo” en la comunidad y consideró que las preocupaciones de los empleados son “lógicas” al dilatarse las negociaciones tras conocerse las dificultades financieras de la empresa “casi un año”.

Por ello, demandó a las partes implicadas en la negociación, y como representante de la Xunta, “que tengan altura de miras e intenten llegar a un acuerdo lo más favorable posible para los intereses de los trabajadores de la comunidad, que siempre ha hecho gala de tener a grandes empresarios, y Pescanova es un gran motor”. A preguntas de los periodistas sobre las declaraciones del portavoz nacional del BNG, Javier Vence, sobre la “responsabilidad de la Xunta” para garantizar la continuación de la empresa, Mato contestó que “desde la oposición siempre se suele pedir más, pero a cambio no se propone nada”. La conselleira de Traballo ahondó en el tema afirmando que “la oposición también tiene que tener en cuenta que no solo se trata de pedir, si no también de proponer” y resaltó que durante sus intervenciones en el Parlamento gallego “detecto que no hay propuestas pero sí críticas”.

El pasado miércoles, el consejo de administración de Pescanova pidió a acreedores y accionistas que apoyen el único convenio de acreedores presentado al juez, porque es el único que garantiza la supervivencia de la firma, una propuesta que la banca española y portuguesa rechaza porque asegura que no es la que pactaron inicialmente con Damm.

La Xunta advierte de que vigila “todo lo que ocurre” en la crisis de Pescanova