El pleno se convirtió en escenario de reivindicación sindical y vecinal

Pleno concello Ferrol
|

La sesión plenaria de fin de mes vivió un lleno total con la presencia en el mismo de un amplio colectivo profesional, el de los trabajadores de las auxiliares de Navantia, que consiguieron el apoyo de la corporación –salvo la abstención de Ciudadanos– a sus demandas. Pero no fueron solo los trabajadores del naval los que pidieron el apoyo político, los delegados de los funcionarios municipales volvieron a protestar por la ocultación del gobierno local de la información necesaria para sentarse a negociar.
Las pancartas y papales retirados en su último acto reivindicativo cubrieron en esta ocasión escaleras, paredes y mesas del salón de pleno, con lemas alusivos a la falta de informes y a la actitud del ejecutivo local, con el alcalde a la cabeza.
Por si los lemas no quedaban claros, los representantes sindicales se llevaron al pleno camisetas alusivas a la “mala fe negociadora” de Jorge Suárez, al “bucle infinito” en el que se hallan las negociaciones o a la “ocultación” de informes y documentos.
El vestíbulo del Concello en el que los trabajadores llevaron a  cabo hasta el momento dos encierros –hasta las doce del mediodía– fue sustituido ayer por el salón de plenos como punto de referencia del encierro, que ayer retomaron ante la falta de avances producidos esta semana.
Como se recordará estaba convocada una mesa de negociación a la que no asistieron los representantes de CSIF y UGT por considerar que no se podía debatir ante la falta de documentación.
Las protestas no solo se llevan a cabo en el Concello sino que han llegado a los Juzgados y a la inspección de trabajo. 
En el pleno también intervinieron vecinos en relación a diferentes mociones que se abordaron en el debate.

El pleno se convirtió en escenario de reivindicación sindical y vecinal