Los apicultores emprenden la campaña de trampeo de invierno contra la velutina

Las trampas, bien caseras, o más sofisticadas suponen la primera línea de lucha contra esta especie invasora | jorge meis
|

A escasas semanas de iniciar el invierno, la delegación de Ferrolterra de la Asociación Galega de Apicultores (AGA) trabaja en una nueva campaña de trampeo de invierno, una de las formas más eficaces de combatir a esta especie invasora y de asegurar la ausencia de nidos en primavera en un radio de 300 metros, según explica el delegado de la entidad, Rafael Díaz. “Si no quieres tener problemas en primavera, lo mejor es poner una o dos trampas en tu huerto o jardín”, insiste; “es la mejor forma de prevenir la aparición de las colonias”. Una tarea de la que, señala, todavía cuesta concienciar a la población. “La gente es cómoda, luego nos llama para ver si le podemos retirar el nido, pero no trampea, falta concienciación”, incide. Así destaca casos como el de Narón, donde el año pasado se retiraron unos 250 nidos de velutina, frente a los más de 800 que se quitaron de otras localidades donde se llevó a cabo la campaña “Stop velutina”. “Llevamos tres años con esta iniciativa divulgativa y la gente está concienciada y pone trampas y eso vemos que tiene resultados”.
El objetivo es captar a las reinas en el momento en que dejan su colonia para pasar los meses más duros del invierno. “El año pasado los nidos no se despoblaron hasta finales de diciembre y este año vamos por el mismo camino. El reloj biológico de las avispas velutinas está vinculado a las temperaturas y con el otoño que tuvimos todavía siguen estando latentes a estas alturas”, puntualizó.
Incidencia
Los últimos datos facilitados por la Consellería de Medio Rural hablan de un descenso de la incidencia con respecto a 2016. Así en la última estadística oficial del pasado 4 de diciembre en ocho municipios –Ferrol, Narón, Valdoviño, Cedeira, Cariño, Ortigueira, Fene y Mugardos– se contabilizaron “más de 100 nidos”, una cifra que en 2016 se elevaba a once concellos. La mayoría de los concellos de la comarca se encuentran en el ratio entre los 26 y 100 nidos contabilizados, a excepción de Cabanas y Pontedeume  con “entre 6 y 25 colonias” y Ares y As Pontes donde no aparecen incidencias. Unas cifras poco precisas si se tiene en cuenta que solo se suele dar el aviso al 012 cuando los nidos aparecen cerca de viviendas o en huertas.
“A falta de datos concretos que todavía no hemos contabilizado, nosotros no hemos notado descenso alguno. Sí que hay gente por otras latitudes que señala que la incidencia es menor pero lo que notamos es que cada vez se extiende a zonas más altas”, indica el responsable de AGA muy satisfecho con los resultados obtenidos este año con la trampa eléctrica en cuyo dispositivo solar están trabajando estos meses para optimizarlo.
“El año pasado fueron los troyanos, este las trampas eléctricas... pero esto no es la solución. Solo una forma de contener el problema. La solución pasa por la investigación y desgraciadamente aquí falta coordinación entre las distintas administraciones. Cada Diputación provincial desarrolla una investigación, la consellería otra... cuando en vez de realizar muchas pequeñas investigaciones, la administración central debería de centralizar los esfuerzos para un problema que acabará afectando a todos”, dice.
Desde AGA esperan que “este mal de muchos” arroje algo de luz a este problema medioambiental. “El problema se está extendiendo a países como Suiza, Italia o Inglaterra, y confiamos en que ahora sí suscite el interés económico de las grandes farmacéuticas para que desarrollen una feromona o un cebo selectivo que permita radicar el problema”, sostiene. l

Los apicultores emprenden la campaña de trampeo de invierno contra la velutina