La fe eleva al Somozas

Unión Deportiva Somozas-Burgos Club de Fútbol 1ª jornada, Segunda División B, grupo 1, de fútbol Municipal Pardiñas Daniel Alexandre (23-8-2015) TEXTO: Añón intenta llevarse la pelota ante la presencia
|

La fe mueve montañas y conduce a las victorias. Ayer fue el ingrediente que permitió al Somozas remontar el encuentro que lo enfrentó al Cacereño, que se le había complicado en una primera parte irregular, pero en el que en la segunda mitad acumuló merecimientos para estrenar su casillero de triunfos de la temporada. El cuadro verdiblanco suma de esta manera sus primeros tres puntos de la competición liguera y, sobre todo, confirma que puede ser un rival a tener en cuenta en la categoría si la suerte le favorece un poco en todos los encuentros que vaya a disputar.
Tener el viento a favor no resultó ser una ventaja para un Somozas que vio cómo su oponente se adaptaba mejor a las condiciones. De hecho, en quince minutos el cuadro extremeño encadenó varias situaciones de gol ante la meta contraria que, o por falta de puntería –en algunas ocasiones– o por el acierto de Mandaluniz –en otras– no llegaron a convertirse en tanto. La escuadra local, mientras, no encontraba el camino para crearle peligro al rival porque su juego no era demasiado fluido, así que apenas dispuso de ocasiones para marcar.
La paulatina mejoría que la escuadra local fue mostrando estuvo a punto de hacerle adelantarse en el marcador después de una acción a balón parado en la que Quique Cubas, totalmente solo, no fue capaz de cabecear a gol. Y, cosas del fútbol, a la mejor ocasión del Somozas le siguió el tanto del Cacereño, cuando Toni resolvió una buena acción ofensiva de los suyos. De todas maneras, la situación de desventaja no asustó al cuadro somocense, que en los últimos minutos de la primera parte coleccionó varias llegadas a la portería rival. Incluso, a dos minutos para el final del tiempo reglamentario, gozó de un penalti para restaurar el empate en el marcador, pero Joseba Beitia mandó al poste su disparo y el compromiso se fue al intermedio con la mínima renta a favor de la formación visitante.

cambio
La desventaja que tenía el Somozas en el marcador hizo que en la segunda parte el juego discurriese casi por completo en el campo de la escuadra cacereña. Así, las ocasiones empezaron a sucederse ante un Cacereño que apostó tras el descanso por defender y olvidarse de generar peligro a su oponente. Una primera opción de Remeseiro –salvada “in extremis” por el portero del Cacereño en la línea de gol– y otra de Mario Barco –su entrada al terreno de juego le dio más vitalidad al ataque del Somozas– fueron la demostración de que el cuadro local quería empatar y hacía merecimientos para lograrlo, hasta que lo consiguió gracias al remate de Añón en boca de gol tras la pelota enviada por Mario Barco tras jugar de espaldas a la meta.
El empate en el marcador ponía el partido en un nuevo decorado que, sin embargo, enseguida pareció complicarse para los intereses del Somozas en una jugada en la que Quique Cubas vio la segunda amarilla tras dejarse caer nada más entrar en el área. La inferioridad numérica del Somozas parecía complicar sus pretensiones de remontar, pero dos acciones de Mario Barco encontraron al final el remate de Pablo Antas –la primera de ellas gracias a que el toque de un defensa lo habilitó– para traducirse en dos goles y abrir la cuenta victoriosa del cuadro verdiblanco en la presente temporada.

La fe eleva al Somozas