Ángel Buceta-Figueroa y Vizoso

Retrato de Ángel Buceta-Figueroa en el Hospital de Caridad
|

La hoja de servicios del militar ferrolano Ángel Buceta-Figueroa y Vizoso informa de los numerosos hechos de armas en que intervino hasta su retiro como Coronel de Infantería, cuando fue nombrado Hermano Mayor del Hospital de Caridad, cargo que ejerció durante los últimos siete años de su vida. Nació en Ferrol el 9 de Agosto de 1764, siendo hijo de Pedro Bonifacio Buceta Figueroa, Maestro Mayor de carpinteros de blanco del Arsenal ferrolano y Alférez de Fragata graduado, y de María Josefa Vizoso, ambos pertenecientes al considerado estado noble. Fue bautizado en la iglesia de San Julián el siguiente día 10 de Agosto, con los nombres de Ángel, Antonio y Lorenzo.
Después de llevar a cabo sus estudios en la Universidad de Santiago, el año 1789 fue destinado al Regimiento de Pontevedra con el grado de Subteniente. El año 1791 fue nombrado Gobernador del castillo de San Martín en la ría de Ferrol. El año 1793 Ángel Buceta elevó una representación al rey  Carlos IV solicitando que se le concediese un destino voluntario al Regimiento de América, ofreciendo renunciar a la mitad de su sueldo, no siendo aceptada su petición. 
El año 1799, dada su insistencia y gracias a la permuta realizada con un compañero, pasó destinado al Regimiento de Infantería de Zamora, perdiendo pronto el brazo izquierdo en una acción militar. El año 1800 estuvo presente en la defensa de la plaza de Ferrol durante las acciones militares en los altos de Brión y A Graña contra los invasores ingleses, acudiendo posteriormente con su batallón en socorro de Vigo ante el ataque sufrido por el ejército inglés que había reembarcado en Doniños. 
El año 1801, después de formar parte de una comisión de servicio en el Ejército de observación de Portugal, pasó destinado a la guarnición de Ferrol. En el mes de junio fue designado por el General en Jefe de A Coruña para el mando de dos lanchas cañoneras destinadas a la defensa de la costa gallega y la protección de los buques de transporte de trigo de los ataques sufridos por los corsarios ingleses. En este destino, Ángel Buceta-Figueroa tuvo una meritoria actuación en numerosos combates navales en los Cabos Ortegal y Estaca de Bares y en la defensa del puerto de Cedeira. 
El año 1802 se le asignó la plaza de Fiel (responsable del cobro de arbitrios) de las puertas de Fontelonga y San Fernando en Ferrol, al tiempo que se le concedía la graduación de Subteniente graduado. Durante la invasión francesa, el año 1808 pasó a servir con el grado de Capitán de Infantería, primero en las recién creadas Milicias Honradas ferrolanas y más tarde en el Ejército de Galicia, a las órdenes del Marqués de la Romana, participando en diversas acciones armadas en diferentes lugares de León, Castilla y País Vasco. En enero de 1809 fue hecho prisionero en Astorga por los franceses, siendo trasladado a Burgos, de donde se fugó, pudiendo regresar seguidamente a Ferrol, donde tuvo que permanecer oculto hasta la liberación de la ciudad.
Reingresado en la Milicia Honrada ferrolana, el año 1810 estuvo presente y resultó herido durante  los sucesos que condujeron a la muerte del general Vargas. Continuó en servicio activo hasta que por una Real orden de 29 de enero de 1819 se le concedió la jubilación con el grado de Teniente Coronel. El año 1828 compró y se hizo cargo de la fábrica de curtidos del Casal de Sandulfe en Barallobre. Finalmente Ángel Buceta-Figueroa remató su carrera militar con el ascenso al grado de Coronel de Infantería que le concedió la Reina Gobernadora en octubre de 1834.  
Ángel Buceta-Figueroa fue elegido para el cargo de Hermano Mayor del Hospital de Caridad de Ferrol en un momento en que la prestigiosa entidad ferrolana estaba pasando por un período de crisis, que incluía su mal estado financiero. Tras la celebración de un Cabildo general el 24 de Agosto de 1828 el militar ferrolano fue elegido por mayoría de votos para el cargo de Hermano Mayor.
Gracias a su entregada labor se produjo pronto la recuperación de las finanzas del Hospital, en lo que tuvo mucho que ver las considerables limosnas que, debido a sus gestiones, hizo a la institución benéfica el clérigo ferrolano Manuel Fernández Varela, entonces Comisario General de Cruzada en Madrid. Gracias a sus donaciones, Fernández Varela fue nombrado Hermano Mayor Perpetuo del Hospital de Caridad, quedando el propio Ángel Buceta como Teniente de Hermano Mayor.  
Gracias a la recuperación económica de las finanzas de la institución, Ángel Buceta-Figueroa pudo continuar las obras del Hospital, cerrando por su parte norte el cuadro que formaba el edificio con el patio interior, incorporando al Hospital la Escuela Pía que había fundado el año 1830 Alejandro Queipo de Llano, anterior Hermano Mayor. Además, durante su mandato, se instaló en la capilla del Hospital de Caridad la urna con el cuerpo y las reliquias de San Justo, una donación del clérigo Fernández Varela.
El militar ferrolano fue Hermano Mayor del Hospital hasta el 20 de enero de 1836, fecha en que falleció, soltero y sin descendencia. Además de siete fructíferos años de trabajo en el Hospital de Caridad, a su muerte dejó en herencia a dicha institución su casa de la calle del Sol, dos carros, 44 ferrados de tierra, diversas alhajas y otros bienes, además de la cantidad de 10.229 reales en metálico. Su hermano José Buceta-Figueroa fue ingeniero y geógrafo militar, muriendo en acto de servicio en Bolivia.
En la Sala de Juntas del Hospital se conserva su retrato pintado el año 1836 por el pintor de arsenales Agustín Robles. Tanto Elena Cardona como Alberto Lens, en sus respectivas publicaciones sobre el Hospital de Caridad de Ferrol, suministran abundantes datos biográficos de Ángel Buceta-Figueroa y Vizoso, 14 Hermano Mayor de la Institución Benéfica.
jjburgoa@hotmail.com

Ángel Buceta-Figueroa y Vizoso