La danesa Bladt hará los 41 jackets restantes para el parque Wikinger

Diario de Ferrol-2015-01-11-007-d3ee8919
|

El parque eólico marino alemán de Wikinger se construirá con la participación de importantes industrias y empresas de diferentes países europeos. La española Iberdrola, que promueve el proyecto y que ha confiado a Navantia dos contratos por valor de 160 millones, tiene adjudicados también otros voluminosos paquetes de obra a firmas de Alemania, Países Bajos, Holanda y Dinamarca. En total, ha repartido ya en diferentes encargos más de 900 de los 1.400 millones de euros en los que está presupuestado este megaproyecto.   
Navantia hará en Puerto Real la estructura de soporte de la subestación del parque, por 70 millones, y en Fene fabricará 29 jackets, los apoyos de cuatro patas sobre los que se colocarán los molinos eólicos, por 90 millones de euros. Tal como se informó recientemente, el contrato implica también a la empresa de Avilés Windar Renovables, que hará los 116 pilotes necesarios para completar la estructura de apoyo de los aerogeneradores. El parque de Wikinger, no obstante, estará formado por 70 molinos y será la firma danesa Bladt la que se encargue de fabricar los 41 jackets restantes, por un precio de 130 millones de euros. Se trata de una firma con más de diez años de experiencia en la fabricación de componentes para este sector y con instalaciones de producción con salida al mar tanto en Dinamarca como en Alemania.

Areva
El parque eólico se llevará a cabo en Alemania, en aguas del Mar Báltico, y la industria de este país tendrá una sustancial participación en el proyecto. De hecho, el contrato más importante se ejecutará allí. Se trata de la fabricación de los 70 aerogeneradores, valorados en 550 millones de euros. Iberdrola firmó el pasado 22 de diciembre este encargo con la empresa francesa Areva, que además se ocupará del mantenimiento de las instalaciones durante cinco años, lo que le reportará otros 70 millones.
La firma gala equipará el parque Wikinger con su modelo M5000-135, un aerogenerador de cinco megavatios de capacidad unitaria, que se fabricará en las plantas que tiene en las ciudades alemanas de Bremerhaven y Stade.
Además, Iberdrola ha adjudicado también los trabajos de transporte e instalación de los jackets y los pilotes que se construirán en la ría de Ferrol, en el astillero de Navantia Fene, y en las instalaciones de la danesa Bladt. Concretamente, la empresa Royal Boskalis Westminster, de los Países Bajos, y la holandesa VolkerWessels se ocuparán de la instalación de las 70 cimentaciones para los aerogeneradores, formadas por los jackets y los pilotes.
Según el comunicado hecho público por la primera, ella cobrará 75 millones de euros por recoger todos esos componentes en cuatro localizaciones diferentes de Europa –entre ellas estará Fene, de donde saldrán 29 jackets– y llevarlos con remolcadores y un buque semisumergible de la firma Dockwise –la que se encargó del traslado de los dos LHD hasta Australia– hasta el puerto alemán de Sassnitz, situado a orillas del Mar Báltico a treinta kilómetros del emplazamiento del parque eólico.
Iberdrola tiene cerrado también un acuerdo con aquel puerto, que le va a reservar 100.000 metros cuadrados de superficie. Allí se almacenarán y pre-ensamblarán las piezas que después serán colocadas sobre el lecho marino por las dos citadas empresas. Para ello Boskalis utilizará un buque equipado con una grúa de 1.000 toneladas y Volker enviará una grúa flotante con capacidad para levantar 2.200 toneladas.  
A estos contratos hay que sumar el que Iberdrola firmó con el grupo alemán de ingeniería Bilfinger, por casi 20 millones de euros, para que instalase previamente varios pilotes y realizase una serie de ensayos en el lugar de emplazamiento. El parque Wikinger se ubicará en un área de unos 34 kilómetros cuadrados con profundidades que oscilan entre los 37 y los 43 metros. Está previsto que la instalación de las cimentaciones comience en 2016.
Cuando giren las aspas de estos molinos, los 350 megavatios de potencia de la instalación proporcionarán la energía para cubrir las necesidades de 350.00 hogares alemanes. El proyecto significa la entrada de Navantia y su astillero de Fene en un sector en auge, en el que las industrias de otros países llevan años de ventaja.

La danesa Bladt hará los 41 jackets restantes para el parque Wikinger