Robles asegura que el contrato de las F-110 se cumplirá incluso sin la construcción del Astillero 4.0

GRAF8859. MADRID, 31/01/2019.- La ministra de Defensa, Margarita Robles (i), junto al presidente de la Comisión, José María Barreda (d), comparece en la Comisión de Defensa este jueves en el Congreso para abordar el estado de l
|

La ministra de Defensa, Margarita Robles, aseguró ayer durante la sesión extraordinaria de la Comisión de la cartera que dirige que el contrato de fabricación de las fragatas F-110 seguirá adelante incluso sin la conversión de las factorías ferrolanas al modelo Astillero 4.0. Robles señaló en su comparecencia que las instalaciones de Navantia a día de hoy están preparadas para la construcción de los buques, por lo que la modernización de las mismas no supondrá ningún retraso en los plazos establecidos por el Gobierno.


Así, la titular de Defensa señaló que se trataba de dos proyectos independientes, cada uno dirigido desde una cartera diferente –las fragatas son dependientes de Defensa y el astillero, al formar parte de la SEPI, lo sería de Hacienda–, por lo que ha solicitado “no generar confusión” entre la población, especialmente del área más afectada por el proyecto, es decir, la comarca de Ferrolterra.


Problemas burocráticos
La comparecencia de Margarita Robles, a la que en un principio el Ejecutivo central se había opuesto, fue adelantada a la tarde de ayer –estaba planeada para el día de hoy– a petición de la diputada de En Marea Yolanda Díaz. La parlamentaria se había mostrado preocupada de la falta de detalles en torno a la modernización del astillero ferrolano, especialmente de la incógnita sobre qué organismo se haría cargo de ella.
La construcción del Astillero 4.0 supone ciertos problemas burocráticos a causa de la titularidad del terreno y los trámites que habría que realizar. De adscribirse a la defensa nacional, tal y como sugirió Díaz y que Robles rechazó alegando la capacidad de Navantia de realizar obra civil, sería mucho más sencillo obtener los permisos medioambientales para iniciar el proyecto.

Por su parte el diputado del Partido Popular, Juan Juancal, criticó que el ministerio de Defensa se desvinculase así de la modernización de las factorías, señalando la importancia de la misma para “potenciar la competitividad y abrirse a nuevos mercados”. Juncal aseguró que la construcción del Astillero 4.0 supondría un ahorro total de 630 millones de euros en el contrato de fragatas, dada la mayor eficiencia de estas nuevas instalaciones. Así, el popular adelantó que su formación presentará una proposición no de Ley para que Defensa se convierta en órgano sustantivo encargado de las tramitaciones del proyecto.


Por último, el diputado socialista, Ricardo García, criticó las intervenciones de los grupos de la oposición, asegurando que pretendían “retrasar el proyecto al intentar generar confusión entre la ciudadanía utilizando un confuso proceso de burocratización” y así sacar rédito político.

Robles asegura que el contrato de las F-110 se cumplirá incluso sin la construcción del Astillero 4.0