Las plantillas de las auxiliares logran paralizar las factorías de Navantia

huelga auxiliares Navantia naval
|

La primera jornada de huelga de los trabajadores de las auxiliares de Navantia provocó ayer la paralización absoluta de las factorías de la ría gracias a la acción de los piquetes. Varios cientos de operarios se concentraron a las puertas de ambos centros de trabajo desde las 05.00 horas de la mañana y se organizaron en varios turnos para impedir el acceso a los empleados del astillero público durante todo el día.

La CIG, que promovió la huelga en solitario, calificó la jornada como un “éxito de los trabajadores”. “Algunos eran escépticos con estos paros, se pensaba no que iba en serio, que era un farol, pero hemos conseguido paralizar por completo las dos factorías de Navantia”, celebró el responsable de la federación de Industria en la comarca, Vicente Vidal, ante los centenares de trabajadores que se congregaron en las asambleas del mediodía.

Vidal quiso hacer especial hincapié en que las movilizaciones fueron consensuadas en asambleas abiertas por trabajadores de todas las filiaciones sindicales, al tiempo que invitó al resto de centrales –CCOO, UGT, MAS, USTG y Alternativa Independiente– a “ponerse del lado de los operarios de la industria auxiliar”.

 

Discriminación salarial

Además, Vicente Vidal apeló también al comité de empresa para que “no de la espalda” a los empleados de las subcontratas, los cuales, en muchos casos, no cuentan con delegados dentro de la factoría. Al tiempo, desde la CIG apuntaron a Navantia como máxima responsable de la situación que se ha generado, pues, según el sindicato, tendría que haber velado por que se cumplieran los acuerdos de 2001.

“Llevamos años pidiendo que incluyan estas tablas salariales en los pliegos de contratación para que cualquier empresa sepa  a qué precio tiene que hacer las ofertas, para evitar la competencia desleal y la discriminación salarial con otro compañeros”, recalcó el responsable de la CIG-Industria ante un centenar de trabajadores que asistieron a la asamblea del astillero de Ferrol.

En este aspecto, Vicente Vidal quiso recalcar de cara a la opinión pública que los acuerdos alcanzados en 2001 –en los que se fijan unos pluses para el trabajo dentro del astillero– no pretenden equiparar las condiciones de los empleados de las auxiliares con los de Navantia, sino homogeneizarlos entre ellos.

Por su parte, las federaciones de Industria de los CCOO, UGT y MAS, junto con sus delegados, informaron ayer que de forma unánime acordaron no secundar la huelga indefinida convocada por la CIG. Por el contrario, sí pretenden continuar con las negociaciones en la mesa paritaria del sector naval de la ría de Ferrol constituida este miércoles.


Apoyo del BNG

La convocatoria de huelga si recibió el apoyo explícito de los grupos municipales del BNG en Ferrol y Fene. El portavoz nacionalista en el consistorio ferrolano, Iván Rivas, criticó “el silencio” del gobierno frente a esta movilización obrera que afecta al eslabón más débil del principal sector productivo de la comarca.

El alcalde fenés, Juventino Trigo, también quiso expresar su apoyo a los trabajadores de las industrias auxiliares y a “sus legítimas reclamaciones” de esta huelga. “Tienen todo el derecho a exigir unas condiciones de trabajo dignas y a contar con un marco de relaciones laborales estable”, apuntó el regidor.

Trigo instó tanto a Navantia como a la patronal del sector a que escuchen las demandas del más de un millar de trabajadores y que “no agudicen más la penosidad y peligrosidad de un trabajo altamente especializado y cíclico que debe tener un salario digno y pactado”, expresó el regidor.

Las plantillas de las auxiliares logran paralizar las factorías de Navantia