Feijóo rechaza la política “egocéntrica” y “demagoga” y defiende “el arte de ser útil”

Feijóo se dirige a los militantes del Partido Popular de Castilla y León | Nacho Gallego (efe)
|

El presidente del PPdeG y de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, rechazó ayer la política de “egocentrismo” y “demagogia” de otros partidos frente a lo que defendió el “arte de ser útil”, algo que, a su juicio, demuestra el PP.

Núñez Feijóo lanzó esta reflexión en el XIII Congreso Regional del PP de Castilla y León, un cónclave en el que ensalzó la figura de Juan Vicente Herrera, quien abandonó la Presidencia de los populares castellanoleoneses, y dio la bienvenida a Alfonso Fernández Mañueco, que asume esta nueva responsabilidad.

“La estabilidad ha vuelto a estar de moda en política”, reseñó el líder de los populares en Galicia, quien recordó que tanto Castilla y León como Galicia han sabido mantener la “bandera de la estabilidad” y de “servicio” a “las gentes del país”. “Parecía que los españoles querían una especie de montaña rusa, pasar de la euforia a la decepción, del abismo a la nada y de la frivolidad a la inconsistencia, parecía que votar PP era cosa del pasado y que el futuro iba a consistir en votar a la nada o a la frivolidad”, reflexionó el líder popular gallego.

También alabó el presidente de la Xunta el proceso de primarias llevado a cabo por el Partido Popular en la comunidad de Castilla y León, que puso de nuevo de manifiesto que, mientras que otros partidos están a “tortas”, el PP es un “ejemplo de grandeza y buen hacer” pues, mientras que otras formaciones se “hunden en la miseria”, el PP cada vez esta “más reforzado”.

Por el contrario, Feijóo destacó que el PP es un partido de “propuestas, ideas y proyectos”, que demuestran que lo que España necesita es “estabilidad”, una máxima que “define y defiende” el partido más votado del país.

Errejón contra “el macho alfa”

En este punto, el líder de los populares gallegos se refirió a la Asamblea General de Podemos, en la que se habló “mucho” de renovaciones, de primarias y democracia interna y, sin embargo, en el cónclave de la formación morada Íñigo Errejón, “que en paz descanse”, se encaró al “macho alfa” de la política española, en referencia a Pablo Iglesias, y, tras perder, “fue automáticamente designado candidato a la Presidencia de Madrid”. “Eso son formas de hacer política, con Primarias”, ironizó.

Además, Feijóo, afirmó que Castilla y León es la Comunidad que “realmente manda en Génova”, por la “gran presencia” que tiene en el Gobierno de la nación, que alberga a varios ministros nacidos en tierras castellanoleonesas. Durante su intervención, el presidente gallego tendió varios puentes entre ambas comunidades, que, según afirmó, comparten “retos y objetivos”.

El principal reto común que comparten estas dos comunidades es el “problema demográfico”, que afecta al medio rural de Galicia y de Castilla y León y que requiere de medidas “a todos los niveles”, pues “todo lo importante ha nacido en lo rural” y un país sin “despensa” está abocado a “depender de otros”, justificó.

Peso en Génova

Puentes que Feijóo llevó más allá de los problemas comunes y que se centraron, en especial, a destacar las bondades del mandato del hasta ayer presidente del PP en Castilla y León, Juan Vicente Herrera. Es una comunidad que tiene “mucho peso en Génova”, pues, “si uno quiere ver y hablar con un ministro, lo más fácil es venir a Castilla y León”, reflexionó el líder gallego, en alusión a la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáez de Santamaría, nacida en Valladolid, igual que la ministra de Agricultura, Isabel Fernández Tejerina, y el ministro de Educación, Íñigo Méndez de Vigo, diputado por la provincia de Palencia.

En referencia a su homólogo al frente de la Junta de Castilla y León y hasta ayer presidente del PP en la Comunidad, Feijóo se negó a decirle adiós pues, si por él fuera, seguiría al frente “muchos años más”, pero reconoció que “entiende” su decisión de dar un paso “a un lado”.

Un presidente “ganador”, que ha permanecido “invicto” en todos sus años al frente del PP de Castilla y León, algo que de lo que “muy pocos pueden presumir” y que demuestra el “buen ojo” que tuvo José María Aznar en pedirle que asumiera su cargo y no aceptar después las dimisiones que presentaba “de vez en cuando”, concluyó Feijóo. l

Feijóo rechaza la política “egocéntrica” y “demagoga” y defiende “el arte de ser útil”