De adentrarse en la Antártida y los glaciares argentinos a un viaje por Galicia

Copia de Diario de Ferrol-9999-99-99-999-3c180c32
|

Recién llegado a la Antártida, con un programa de televisión en la TVG y ultimando un congreso sobre el cambio climático en Madrid, Carlos Caraglia no descansa.
Este aventurero y fotógrafo ferrolano acaba de iniciar hace una semana el programa divulgativo “Expedición Galicia” –martes, 23.35 horas–. Un espacio que recorre los montes de las cuatro provincias gallegas mostrando las distintas formas de sobrevivir en la naturaleza. Caraglia conduce el programa, acompañado en cada capítulo por una persona de la zona que recorre, con el fin de combinar las técnicas de supervivencia con el conocimiento de los maravillosos paisajes gallegos de cada lugar que visita el programa y descubriendo los secretos de cada rincón.
La comarca de Ferrolterra está, como no podía ser de otro modo, representada en este espacio sobre naturaleza gallega. Así, si la apertura de la serie fueron los Ancares, el episodio de esta semana acercó al televidente a la zona de las Fragas do Eume. En episodios posteriores volverá a ser protagonista la comarca con un recorrido por la zona de Cedeira.
 Como explica Carlos Caraglia, se trata de una serie de once programas que conduce, indicó, casi por casualidad, tras haber conocido en un congreso de Lugo a personas vinculadas con la producción. El programa es de carácter divulgativo al mismo tiempo que de entretenimiento y Caraglia recuerda que “se trató de una auténtica aventura, fue una grabación muy rápida e incluso perdí once kilos, porque me estaba recuperando del menisco y supuso un auténtico desafío”.
La idea de las grabaciones y de la producción del programa era “mostrar la belleza de Galicia, con un toque de supervivencia y con el fin de conocer la montaña”, explica. Así, todo lo grabado es auténtico, salvo escenas de caza o pesca, ya que, como asegura Caraglia, “no soy partidario de que se produzca ningún tipo de muerte”.
Se vivieron situaciones difíciles, indica el expedicionario, con fuertes ventiscas, grandes desniveles y nevadas, que aportan riqueza de los contenidos. Nada, por otra parte, que una persona como este ferrolano acostumbrada a viajar a zonas polares no pueda soportar.
Pero este programa no es el fin de ningún viaje de Caraglia. Igual que su cuerpo está siempre en movimiento, su mente también. Hace poco más de un mes que regresaba de la Antártida y de los glaciares argentinos, en una expedición en la que filmó imágenes sobre la naturaleza y la conservación del planeta con las que se pretende poner en marcha una serie de documentales, siempre con el cambio climático como telón de fondo.
Los drones –que él mismo pilota– se han convertido en un aliado para conseguir imágenes nunca vistas. Así, esta fue la primera vez que el comité polar permitió su uso, ya que se han dado anteriores circunstancias de equipos cuyos drones desaparecían o se caían en el entorno. Nada de esto ha ocurrido en la expedición de Caraglia. Por eso se han conseguido epectaculares imágenes que permitirán adentrarse en un mundo desconocido para la mayoría de la gente.
El congreso IANC, en el que participará como ponente junto a alguno de los mejores realizadores de la BBC y National Geografic, es su próximo objetivo.
Un congreso que Caraglia define como “un apasionante recorrido del hombre en el Planeta Tierra y su relación con él. Un viaje insólito a través de las experiencias, individuales y colectivas, de los documentalistas más prestigiosos en los lugares más inhóspitos, salvajes, desconocidos e inaccesibles de la Tierra.” 
Después iniciará un recorrido por toda Europa, Estados Unidos, Latinoamérica o Asia para dar a conocer este material,  siempre pensando, explica, “en el cambio climático, teniendo en cuenta que hay que hacer algo, tomar medidas, porque es la herencia que le dejamos a los hijos o sobrinos”. Carlos Caraglia es, además, el fundador y director del proyecto “El viaje polar”, que ha recorrido múltiples ciudades con el objetivo de dar a conocer lo que él ha vivido en primera persona. La iniciativa nació tras su segundo viaje a tierras antárticas. En su primera expedición en el Ártico permaneció tres semanas sobre el glaciar de Isortoq,  donde pudo fotografiar, de manera arriesgada, las grietas provocadas por el deshielo en el casquete polar de Groenlandia. La búsqueda de osos polares en el Ártico culminó una de sus últimas expediciones. Caraglia llegó a la Antártida impulsado por la lectura de “Atrapados en el hielo”, la epopeya narrada por Caroline Alexander sobre el explorador Ernest Shackleton y sus 27 hombres, atrapados durante diez meses en los infernales hielos del mar de Weddell y abandonados a su suerte.
Tras su primer viaje al Polo Sur se involucró de forma activa en la lucha por la preservación de las zonas polares. Desde los inicios de su labor como fotógrafo y expedicionario organiza todo tipo de iniciativas para la preservación del Planeta. Ahora ha vivido sus propias aventuras, muchas otras están por llegar y, en cualquier momento, puede ponerse en marcha.

De adentrarse en la Antártida y los glaciares argentinos a un viaje por Galicia