“Este ballet es un cuento de hadas y trato de que el espectador se vea inmerso en la historia”

Diario de Ferrol-9999-99-99-999-aa7585c7
|

Mañana, a las 19.00 horas, el Pazo da Cultura de Narón acoge la representación de uno de los ballets canónicos del repertorio de esta disciplina, “El Cascanueces”, con música de Tchaikovski. Su protagonista será la prestigiosa compañía del Teatro Nacional de Ópera y Ballet de Moldavia y su bailarín principal, Alexander Stoyanov, comenta para este periódico las características de la obra y su eterno carácter intergeneracional.  

“El Cascanueces” es un clásico que un siglo después continúa provocando emociones. ¿Qué tiene de especial este ballet?
La obra como se sabe tiene la coreografía original de Lev Ivanov y libreto de Marius Petipa, sobre un texto de Alejandro Dumas padre inspirado a su vez de los cuentos de Hoffmann “El Cascanueces y el rey de los ratones”. Yo creo que gusta por la vistosidad de su escenografía y vestuario, la magia de su historia, sus imaginativos personajes y por la música universal de Tchaikovski. Es un ballet clásico, con muchos personajes y unos bailes espectaculares –¡hasta 40 bailarines en escena!– que harán la delicia de los adultos y los niños que asistan a la representación. Me gusta ver pequeños en las salas de los teatros, ellos son nuestro futuro y por supuesto el porvenir de la danza.
 
La música de este ballet es tremendamente popular, con melodías memorables. ¿Cómo la calificaría usted?
Sin duda de bella, de hecho es uno de los ballets más representados en el mundo.
 
Suele ser habitual representarla por Navidad. ¿Cuál es su argumento?  
Tiene la forma de un cuento infantil, de hecho los muñecos cobran vida la noche de Navidad, y  arrastran a la niña protagonista a vivir aventuras mágicas.
 
Este tipo de obras suelen acabar con una moraleja, una enseñanza para la vida. ¿Cuál sería la del Cascanueces?
El ballet es una fábula de espíritu navideño que habla de la añoranza por la infancia perdida y el choque entre la realidad de los adultos y el mundo de los sueños de los niños.
 
Interpreta uno de los papeles protagonistas, ¿es todo un reto para usted participar en una obra clásica del ballet?
Para empezar, el ballet es mi vida; es lo que más amo y me gusta hacer. Estoy agradecido a mis padres por darme la oportunidad a la edad de 10 años de dar este paso. Y sí, es un reto muy grande, no solo por su dificultad, aunque el público no siempre lo  puede ver, también porque es un ballet muy representado en estas fechas y el público lo conoce bien y lo va a ver año tras año.
 
Para localidades como Narón, la de este domingo es una gran oportunidad de disfrutar del Ballet Nacional de Moldavia. ¿Por qué recomendaría acudir a esta representación?
Para mí, lo primero de todo, ninguna ciudad es pequeña ó más grande, o un teatro mejor o no, me gusta bailar y dar lo mejor de mi mismo en cada representación y si el espectador me ve tal y como yo soy, será un éxito. Este ballet es un cuento de hadas, y trato de cumplir con mi rol para que el espectador también se vea inmerso en este mundo de hadas, que viva conmigo, que sufra y se regocije de igual manera.Este es un ballet tanto para niños como para adultos, pues gusta igual a todos, a los niños les permite vivir en un mundo de ilusión y quizás el adulto puede recordar la infancia y el mundo de color e ilusión en el que vivía cuando aún era un niño.
 
¿Continuarán de gira por España?
La de Narón será la última actuación de esta gira espectacular. Hemos tenido mucho éxito en todas las localidades a las que estamos yendo, particularmente estoy muy contento, y espero que Concerlirica, la empresa que nos ha invitado para actuar también lo esté.

“Este ballet es un cuento de hadas y trato de que el espectador se vea inmerso en la historia”