El gobierno carga contra el PP por recurrir la sentencia de las dedicaciones

Pleno concello de errol
|

El alcalde, Jorge Suárez, pretendía que no volviese a repetirse un debate sobre el tema del reparto de dedicaciones exclusivas en el pleno de ayer, aludiendo esta semana a posibles acuerdos previos. Lejos de ser así, la sesión ordinaria de ayer tuvo solo un punto del orden del día como protagonista –más allá de las mociones–, el que debía decidir si se recurría o no la sentencia que anuló el acuerdo alcanzado en pleno, por PP y PSOE, para un nuevo reparto de las dedicaciones exclusivas.

Finalmente, el resultado de la votación obliga al Concello a recurrirla, aun cuando ayer acabó el plazo oficial y hoy es el día de gracia, el último para poder hacer efectiva esta apelación.
Pero antes de la votación –los once votos del PP fueron determinantes, con la abstención del PSOE, Ciudadanos y la no adscrita Esther Leira y los votos a favor de no recurrir de FeC y BNG–, el procedimiento seguido para poner sobre la mesa este tema fue ampliamente criticado por toda la oposición: la cuestión no fue abordada en comisión, se llegó al último día de plazo para el posible recurso y se llevó a pleno cuando, como señalaron los grupos de la oposición, la presentación o no de otros recursos los decide directamente el gobierno.
Todos los grupos recriminaron, además, que la propuesta de no apelar –que era la que planteaba el gobierno para recuperar las dedicaciones exclusivas perdidas– no fuese acompañada de ninguna propuesta más. Tanto el BNG como la no adscrita Esther Leira hicieron hincapié en un posible reparto de puestos del que quisieron mantenerse al margen. Por su parte, el grupo socialista se abstuvo ayer, pese a que apoyó en su momento al PP para conseguir un nuevo reparto de dedicaciones, con el fin de retirársela a la edil María Fernández, a la que consideran una tránsfuga por formar parte del grupo socialista y quedarse en el gobierno con la ruptura del pacto. En su alegación, Bruno Díaz explicó que lo único que no aceptarán será “que se recoñezan plusvalías de disidentes”, en alusión a su exedil.
La portavoz del PP, Martina Aneiros, lamentó que “a pesar de que todos hablan de pactos, no se haya llegado a ningún acuerdo” por lo que apostó por el recurso, pese a la sorpresa del alcalde, Jorge Suárez que parecía contar con una abstención.
Suárez defendió su postura señalando que no apoyaban la decisión por considerar que se ha producido una desviación de poder y que, como indica la sentencia, el reparto no debe hacerse en base a proporcionalidades o castigos.
Cuando parecía que el debate había finalizado, y tras intervenciones de la oposición sobre otro punto del orden del día, el alcalde tomó la palabra para dirigirse, individualmente con nombres y apellidos a todos los ediles populares para calificarlos de “indignos do sillón que ocupan” y consideró “vergoñento que decidan recurrir, aínda que non me extraña vindo dun partido sentenciado por corrupción”. Suárez acusó al PP de no permitir que el gobierno “traballe ao servizo dos cidadáns” y, ante las críticas de los ediles por lo que consideraron una falta de respeto y una “pataleta de niños pequeños, indigno de un alcalde que pierde los papeles”, el regidorse limitó a argumentar que “non perdín os papeles só describín os feitos acontecidos”.
De “teatro” también calificó el portavoz del BNG, Iván Rivas, la intervención del alcalde, que a lo largo del pleno tuvo otras alusiones a concejales del PP como Alejandro Langtry, al que se refirió como el señor ese da esquina”
El totum revolutum en el que se convirtió el orden del día dejó como resultado la obligación del Concello de recurrir la decisión judicial que daba la razón al gobierno en el reparto de dedicaciones. De este modo, por el momento, sigue en pie la propuesta que dejaría dos dedicaciones para el PSOE –con tres ediles– y cinco para el PP –con 11– frente a cuatro del gobierno.

El gobierno carga contra el PP por recurrir la sentencia de las dedicaciones