Baltar responde a la querella que él mismo se inhabilitó cuando se marchó

josé luis baltar, en su último día al frente de la diputación efe
|

“Yo ya me inhabilité cuando me marché”. Así, se defendió ayer el expresidente de la Diputación y del PP de Ourense José Luis Baltar Pumar, quien aseveró que está “tranquilo” ante la querella que la Fiscalía ourensana presentó contra él por un supuesto delito continuado de prevaricación en las contrataciones de personal en la institución provincial, porque “hice las cosas como es debido”, alegó.

En declaraciones telefónicas a Efe, Baltar Pumar insistió en que “su conciencia está tranquila”, y preguntado por las posibles consecuencias de un procedimiento judicial, aclaró que él ya se “inhabilitó” cuando decidió dejar la política en activo, a finales de enero de 2012.

Ese mes decidió abandonar la presidencia del ente provincial, que gobernó durante más de veinte años, y la Diputación de Ourense acabó en febrero de ese año en manos de su hijo, José Manuel Baltar Blanco.

 

Cuando se marchó

“Yo ya me inhabilité cuando me marché”, insistió ayer Baltar padre, quien defendió su actuación al frente de la institución provincial ourensana. En la querella, que responde a una denuncia previa de los socialistas de la provincia, el fiscal jefe de Ourense alude a supuestas irregularidades en las contrataciones de 115 personas en los días previos al congreso provincial del PP ourensano en el año 2010, cónclave tras el que José Manuel Baltar Blanco, hijo de Baltar Pumar y actual presidente de la Diputación ourensana, se hizo con la presidencia del PP de Ourense.

 

Por la prensa

Preguntado a este respecto por Efe, Baltar Pumar aseguró que se enteró de la presentación de la querella “por la prensa”, si bien indicó que no está “preocupado” y que “las cosas se hicieron como es debido” en el ente provincial.

“Todo lo que hice lo hice como había que hacerlo”, subrayó Baltar Pumar.

En esta línea, el expresidente de la Diputación descartó cualquier posible vinculación entre las contrataciones realizadas y la celebración del mencionado congreso provincial, tal y como sostiene la querella del fiscal: “No hay más que ver los nombres de los 1.400 compromisarios y de las personas contratadas para ver que no coinciden”, dijo a Efe Baltar Pumar, quien remarcó que no hubo “advertencia alguna de ilegalidad”.

De los 1.400 compromisarios, indicó que “no hay ninguno que fuese contratado en el período anterior” al congreso del PP ourensano en 2010 que enfrentó a José Manuel Baltar Blanco y a Juan Manuel Jiménez Morán, alcalde de Verín, y apoyado por Feijóo, y que derivó en la victoria del primero.

Con todo, Baltar Pumar reconoció que no le gustaría tener semejante “borrón” en una trayectoria política de toda una vida. A pesar de ello, también apuntó que una posible inhabilitación no tendría “efectos prácticos”, remarcó. dado que ya no ejerce cargo público alguno.

En caso de que la denuncia prosperase, el expresidente querellado se mostró tranquilo y dispuesto a colaborar con la justicia, si le llaman a declarar, algo que no había ocurrido por el momento, concluyó.

 

Baltar responde a la querella que él mismo se inhabilitó cuando se marchó