Los empresarios rechazan los métodos de Mas y proponen una consulta legal

|

El Círculo de Economía rechaza que las del 27-S sean unas elecciones plebiscitarias sobre la independencia de Cataluña y estima que esta cuestión, en todo caso, debería dirimirse en una “consulta legal, acordada y bien informada”, al margen de “decisiones unilaterales” que pongan en riesgo la legalidad y la pertenencia a la UE.

La prestigiosa institución catalana alerta en una nota del “clima político excepcional” que vive Cataluña, después de que el presidente catalán y candidato de Junts pel Sí, Artur Mas, haya decidido adelantar los comicios tras no lograr pactar un referendo con el Estado.

De entrada, el Círculo niega que las del 27-S sean unas elecciones plebiscitarias: “Creemos firmemente que cualquier cambio estructural –y la independencia sería la máxima expresión– requiere una mayoría cualificada que en ningún caso puede desprenderse de unas elecciones como éstas, sino de la legitimidad de una consulta legal, acordada y bien informada”.

Por este motivo, señalan que no comparte “decisiones unilaterales que puedan poner en riesgo el principio de legalidad y la pertenencia a las instituciones europeas y al euro”.

“Como es lógico, dada la naturaleza de una institución como la nuestra vinculada al mundo económico, vemos con preocupación las consecuencias que podrían tener para la economía, las finanzas, las inversiones y la presencia de sedes empresariales en Cataluña. Pero confiamos que, en cualquier caso, el Parlament y el Govern que salgan de las elecciones del 27-S serán respetuosos con esos principios”.

En todo caso, “si de forma clara” los catalanes “diesen su apoyo a formaciones políticas que llevan en su programa la opción de la independencia, el principio democrático de nuestra Constitución obligaría a los poderes públicos a encontrar una vía legal y acordada que permitiese celebrar una consulta específica para conocer el sentir preciso de los ciudadanos respecto al encaje de Cataluña en España”.

Para esta institución, si el 27-S ganasen los independentistas “no podrá interpretarse en el sentido de que la sociedad catalana es partidaria del statu quo y que no es necesario cambio alguno. No es así”.

Los empresarios rechazan los métodos de Mas y proponen una consulta legal