Ningún hotelero pidió hasta el momento nueva autorización para la instalación de terrazas

publicidad sombrilla terrazas
|

El próximo 31 de agosto finaliza el período de vigencia de la actual normativa de terrazas y entra en vigor la ordenanza aprobada por el pleno. Aunque todos los hosteleros tendrán que tramitar de nuevo la autorización para instalar mesas y sillas en espacios públicos –incluyendo un proyecto en el que especifiquen el número de metros cuadrados que ocuparán– de momento el Concello no ha recibido ninguna solicitud, según confirmó ayer el responsable de Urbanismo, Guillermo Evia. Será una comisión la encargada de estudiar los proyectos y de conceder o no las licencias, con un funcionamiento que el concejal espera que sea “ágil y resolutivo”.
El edil está manteniendo encuentros con la Asociación de Hostaleiros para tratar de que el cambio de norma “afecte lo menos posible y, sobre todo, beneficie a los que cumplen”, dijo, además de anunciar que las primeras inspecciones se dirigirán a los locales que no tienen permiso de ningún tipo para instalar terrazas y que son “bastantes”, confirmó la propia entidad que agrupa al sector.
Evia señaló que la ordenanza es “permisiva, pero prioriza al peatón, como tiene que ser”. Entre las cuestiones que son de obligado cumplimiento por parte de los hosteleros están la prohibición de colocar publicidad en los toldos, cierres y mobiliario de las terrazas y la de de instalar barras y equipos de música y televisión. “A partir de ahí habrá que estudiar cada caso, porque lo que está claro es que una licencia de obras es algo reglado, pero una autorización de terraza es discrecional”.

exceso de ocupación
La ocupación excesiva de espacio público es otra cuestión que preocupa al gobierno. “Lo de menos es que una silla o una sombrilla no cumplan, si no es hoy se corrige mañana, pero la ocupación excesiva no se va a consentir”, explicó el concejal de Urbanismo, que añadió que con carácter general no podrá excecer del 25% de la superficie útil, excluyendo las zonas ajardinadas. Preguntado por el caso concreto de la plaza de Amboage, donde hay varios negocios con grandes terrazas,  Evia reconoció que “a simple vista parece que excede” y añadió que hay que respetar la función de las plazas, “las antiguas ágoras, que son lugares de reunión y donde no puede ser que un niño no tenga ni espacio para pegar una patada a un balón”.
El concejal espera que no haya grandes problemas con la aplicación de la ordenanza, de la que recordó que no recibió ninguna alegación durante el período de exposición pública. Reconoció que “habrá hosteleros que tengan dos filas de mesas y otros una, pero cada uno tiene su local donde lo tiene”, concluyó.

Ningún hotelero pidió hasta el momento nueva autorización para la instalación de terrazas