Luz Casal derrocha “pasión” en su primer recital en Japón

La cantante coruñesa, ayer en Tokio | Marta O. Craviotto
|

La cantante Luz Casal conquistó ayer al exigente público nipón en su primera actuación en el país del sol naciente, donde demostró que la “pasión” es más que el nombre de su último disco lanzado en Japón.

Con un íntimo concierto, Casal aprovechó con creces la oportunidad “enorme y deseada” –según afirmó en una entrevista a Efe– de brillar en un país al que le fue difícil acceder, donde ya presentó su disco “La Pasión” en noviembre del pasado año.

“Hay veces que vas a países donde quizás cuesta un poco. Cuando me fui (en noviembre) tuve la sensación de que tenía que volver, y a ser posible pronto”, explicó Casal minutos antes de subir por primera vez, entre fuertes aplausos, al escenario tokiota.

Los acordes de “Mar y cielo” se encargaron de abrir el primero de los seis conciertos que la cantante ofrecerá en la mítica sala Blue Note de Tokio durante los próximos tres días. “Tenemos que conseguir que la gente se emocione y se lo pase bien”, señalaba convencida la artista de Boimorto, algo que consiguió sobradamente.

Con un “¡Konnichiwa!” (hola en japonés) pronunciado tímidamente, Casal logró meterse en el bolsillo al público japonés, justo antes de proseguir con éxitos como “Alma mía”, “Historia de un amor” o “No me importa nada”, mientras animaba al público a que cantara con ella.

“Las barreras del idioma estoy acostumbrada a saltármelas desde hace mucho tiempo, las canciones por sí solas aguantan cualquier incomprensión”, defendía poco antes la cantante gallega.

El concierto volvía a llevar a la vida muchos de los éxitos contenidos en su álbum “La Pasión”, publicado en el año 2009 en España, aunque hace apenas cinco meses en Japón.

Con este trabajo, un viaje por canciones clásicas con el bolero como hilo conductor, la cantante impulsora del Festival de la Luz consiguió el Disco de Platino en España, el doble Disco de Platino en Francia y más de medio millón de copias en todo el mundo.

Luz Casal derrocha “pasión” en su primer recital en Japón