El BCE mantiene los tipos en el 0,15% pese a la caída de la inflación

|

El Banco Central Europeo (BCE) mantuvo ayer los tipos de interés en la zona del euro en el mínimo histórico del 0,15%, pese a la caída de la inflación en julio.

La institución informó de que también dejó inalterada la facilidad marginal de crédito, por la que presta dinero a los bancos durante un día, en el 0,40%.

Asimismo, mantuvo la facilidad de depósito, por la que remunera el dinero, en el menos 0,10%, por lo que penaliza a los bancos que depositen dinero en el BCE.

La inflación interanual de la zona del euro cayó en julio una décima hasta el 0,4%, respecto al mes anterior.

El BCE tiene como objetivo una tasa de inflación en niveles inferiores, aunque próximos, al 2% y su principal mandato es defender la estabilidad de precios en la zona del euro, como lo era para el Bundesbank.

El BCE aprobó en junio un amplio paquete de medidas, entre ellas nuevas inyecciones de liquidez a cuatro años a un tipo de interés fijo 0,25%, para impulsar el crédito en la zona del euro y preferirá esperar y ver su efecto. La moneda única se cambiaba ayer por debajo de los 1,34 dólares, todavía lastrada por la entrada en recesión de Italia y las débiles cifras de entrada de pedidos a la industria alemana.

El primer Economista jefe del BCE, el alemán Otmar Issing, dijo que “no hay motivo para la intranquilidad” por el temor a una deflación. Por su parte, el presidente del BCE, Mario Draghi, dijo ayer que los mayores riesgos geopolíticos en estos momentos suponen un riesgo para el crecimiento económico de la zona del euro. En este contexto, Draghi s citó en concreto a Rusia, Ucrania, Irak, Gaza, Siria y Libia.

Por otro lado, el presidente de la Comisión de Asuntos Económicos y Monetarios de la Eurocámara, Roberto Gualtieri, pidió al BCE “medidas más audaces” para la eurozona.

“Con la inflación anual en la eurozona en el 0,4 %, el riesgo de deflación es actualmente más alto que nunca”, dijo. n

El BCE mantiene los tipos en el 0,15% pese a la caída de la inflación