El Bloque revisará sus pactos en las diputaciones de A Coruña y Pontevedra

Los diputados lucenses del BNG renunciaron ayer a sus cargos ep
|

El responsable del área de Organización del BNG, Bieito Lobeira, afirmó ayer que los nacionalistas “revisarán” y harán un “seguimiento estricto” de los pactos que mantienen con los socialistas en las diputaciones de A Coruña y Pontevedra.
El dirigente nacionalista se desplazó ayer a Lugo, después de la reunión de la Executiva Nacional del BNG de este lunes, en la que se dio por roto el acuerdo de gobierno bipartito en el ente provincial, después de que el PSOE pactase con el PP los presupuestos de la institución, así como con el diputado no adscrito, que es el alcalde de Becerreá y que tiene abierto un expediente sancionador en el PSOE.
En su intervención, Lobeira apeló, respecto al acuerdo a tres en Lugo, a que “hay una gran coalición nauseabunda, conformada por una banda caciquil en el Partido Popular, sumada por un tránsfuga obsesivamente ególatra con el concurso del Partido Socialista”.
“Esta es la gran coalición nauseabunda que, a partir de ahora, va a llevar los destinos de la Diputación Provincial de Lugo. Nosotros no nacimos para caciquear”, enfatizó.
Lobeira puso el acento en que esto obliga a los nacionalistas “a revisar la política de pactos con el PSOE”, porque, advirtió, el BNG se considera “una fuerza política seria” que, cuando llega a un acuerdo político, “es para hacerle seguimiento y efectivizarlo”. “En el resto de las instituciones, en las diputaciones de A Coruña y de Pontevedra, y otros ayuntamientos, lo que queremos es que esos acuerdos se cumplan”, advirtió.

Con lupa
En este sentido, dejó claro que esos pactos se estudiarán con “lupa”, porque “establecen una serie de compromisos en cuanto a la funcionalidad de estas instituciones, de vaciado progresivo de transferencias a la Xunta de Galicia, de democratización, de participación, de impedir el uso fraudulento de fondos de las diputaciones”.
“Lo que vamos a hacer es realizar un seguimiento estricto, a punto de cumplirse un año de nuestra presencia en esas instituciones para comprobar el nivel de cumplimiento, porque esto –por Lugo– es un precedente muy difícil”, manifestó.
Por su parte, los diputados del BNG en la Diputación de Lugo, Antonio Veiga, como vicepresidente provincial, y Xosé Ferreiro, encargado del área de Cultura y Deportes y portavoz, presentaron su renuncia a seguir formando parte del gobierno bipartito en el pleno ordinario que se celebró ayer.

El Bloque revisará sus pactos en las diputaciones de A Coruña y Pontevedra