El 20% de los edificios de la Ciudad Vieja y de Pescadería solicitó al Ayuntamiento el borrado de pintadas

El Ideal Gallego-2019-02-08-005-c92268da
|

Uno de cada cinco edificios de la Ciudad Vieja y Pescadería sobre los que podría actuar el Gobierno municipal solicitó a la administración la eliminación de pintadas.

Desde que se abrió el plazo el mes pasado, la Concejalía de Medio Ambiente recibió 256 solicitudes de borrado de pintadas de las fachadas de edificios. La documentación aportada por los propietarios o responsables de los inmuebles deberá ser evaluada ahora por los técnicos.

Una vez resuelta esta fase, los servicios municipales procederán a la planificación de las intervenciones en el espacio público, que comenzarán en las próximas semanas aunque no se determinó una fecha concreta para ello. Desde el Ayuntamiento se explica que las actuaciones de limpieza más inmediatas se realizarán en las calles y lugares “considerados prioritarios segundo o nivel de afectación”.

A pesar de que el plazo inicial marcado por el Ayuntamiento para presentar las solicitudes ya finalizó, desde la Concejalía de Medio Ambiente se explica que las personas y comunidades de propietarios de estas zonas de la ciudad podrán continuar haciendo sus peticiones. Estas formarán parte de una nueva planificación de limpieza una vez que se termine con las actuaciones de la primera fase.

El departamento de Medio Ambiente tiene la capacidad para intervenir en el caso de fachadas de edificios privados que linden con la vía pública y estén en el ámbito de la Ciudad Vieja y de Pescadería partiendo de la necesidad de protección patrimonial, cultural e histórica que otorga a la Administración local la Ley de Patrimonio Cultural de Galicia.

La actuación del Gobierno local para eliminar las pintadas de espacios privados en la Ciudad Vieja y Pescadería forma parte de un plan integral puesto en marcha recientemente para hacer frente a este tipo de actos vandálicos.

Dentro de este plan se incluyen otras iniciativas como una modificación de la ordenanza de gestión de residuos municipales y limpieza viaria, que fue aprobada de manera inicial en el pleno del mes pasado. Este cambio tiene como objetivo que la Administración pueda actuar para la eliminación de pintadas en fachadas de edificios privados de toda la ciudad, algo que actualmente no puede hacer ya que el resto de barrios no cuentan con una protección patrimonial como ocurre con la Ciudad Vieja y Pescadería.

Críticas
Las quejas por la abundante presencia de pintadas en la ciudad son una constante desde que comenzó el mandato y proceden tanto de asociaciones vecinales y de comerciantes como de los grupos de la oposición en la corporación municipal.

Hasta los últimos meses no se habían tomado medidas concretas por parte del Ayuntamiento más allá de la eliminación de las pintadas en Bienes de Interés Cultural.

Además, algunos grupos de la oposición culparon al Gobierno local de eliminar aquellos grafitis en los que se criticaba al equipo de gobierno mientras que se mantenían las dirigidas a otras formaciones.

El plan integral contra las pintadas también incluye la identificación de los infractores con análisis grafológicos y la mejora del espacio público a través de murales.

El 20% de los edificios de la Ciudad Vieja y de Pescadería solicitó al Ayuntamiento el borrado de pintadas