“Cuando la investigación pase al fiscal, es probable que se reduzcan los juzgados de Instrucción”

juez carlos suárez mira
|

Tras el inminente traslado del magistrado Morán Llordén al Juzgado de lo Penal 5 de A Coruña, el decanato de Ferrol queda vacante. El día 1 de febrero se celebrarán las elecciones para cubrir ese puesto y el único candidato que, por ahora –el plazo está abierto hasta 24 horas antes de la reunión de Junta de Jueces–, se postula es Carlos Suárez-Mira Rodríguez (Carballo, 1966), titular del Juzgado de Instrucción 2, que tiene asumida la competencia de Violencia sobre la Mujer. Suárez-Mira posee un interesante currrículum, ya que fue profesor titular de Derecho Penal en las universidades de Valencia, Vigo y A Coruña, además de haber ejercido como director xeral de la Academia Galega de Seguridade Pública y de la Escola Galega de Administración Pública. También fue magistrado suplente en el TSXG y en la Audiencia de A Coruña. Después concursó a la carrera judicial y obtuvo el número 1 de su promoción, siendo su primer destino el actual juzgado, al que se incorporó en marzo de 2011.

 

¿Cómo surgió la idea de presentarse al Decanato?

En Violencia, La realidad nos demuestra que si alguien ha decidido matar a otro, lo va a hacer, con o sin orden de alejamiento y con o sin dispositivo electrónico

En principio no tenía intención alguna, lo que pasa es que algunos jueces y funcionarios me dijeron por qué no me presentaba, que quizás lo hiciese bien. Estuve reflexionando y lo que hice en primer lugar fue dirigirme a varios compañeros, para preguntarles si me votarían y si había más personas interesadas en presentarse. En principio, se mostraron decididos a apoyarme.

 

Supondrá un incremento de su trabajo, teniendo en cuenta la doble función de su juzgado.

Tiene una doble función en el que sentido de que este juzgado está de guardia permanente todos los días hábiles del año para las cuestiones de Violencia sobre la Mujer y, además, una de cada tres semanas estamos de guardia de todo. Digamos que es un juzgado bastante exigente y si finalmente soy elegido decano supondrá un plus de trabajo.

Las reformas previstas por el Ministerio en los juzgados de Instrucción podrían reducir esa carga de trabajo, ¿no?

Pasaría a llamarse Investigación y sería competencia de la Fiscalía. Supone que todas las actuaciones que nosotros llevamos a cabo de tomas de declaración a testigos e imputados, o lo que es la tramitación ordinaria de los asuntos, la llevaría el Ministerio Fiscal y nosotros seríamos jueces de garantías. Tendríamos que resolver todos los recursos que presenten las partes frente al fiscal y además todo lo que es la limitación de derechos fundamentales. Entonces, claro, se reduce la carga de trabajo de instrucción y eso llevará implícito que en una ciudad como Ferrol tres instructores sean muchos, por lo que habrá que determinar si quedan dos o incluso uno.

 

¿Podría ser ese el momento de que su juzgado se quede exclusivamente con la Violencia?

Es muy razonable que así fuera, porque lo que no tendría ya ningún sentido, ya que operativamente sería desbordante, es que un único juzgado de garantías también fuese de Violencia.

 

¿Cuándo está prevista la entrada en vigor de esos cambios?

Se rumorea que la decisión del ministro es que en este 2013 se lleven adelante varias reformas legislativas: Código Penal, la reforma de la Ley Orgánica del Poder Judicial, la justicia gratuita, la Ley de modificación del Registro Civil, la Ley de Mediaciones... Yo creo que hay bastantes leyes en el tintero que piensa sacar adelante este año.

 

¿Le gustaría quedarse con la Violencia sobre la Mujer?

La verdad es que, aunque es una actividad muy exigente, me gusta. En principio no tengo ninguna intención de marcharme de este juzgado.

 

¿Qué temas de calado tiene ahora mismo en sus manos?

El tema más significativo es el asesinato de Iria García y los otros dos que se produjeron en el segundo semestre de 2012. Ocurre que, judicialmente, estos dos últimos están resueltos en la medida en que se ha suicidado el autor y eso supone la extinción de la responsabilidad criminal, pero el más enjundioso que llevamos, por las penas que se solicitarán, es el asesinato de Iria. Es una fatal coincidencia lo de los tres asesinatos en un semestre.

 

¿A qué lo atribuye?

Yo quiero creer que a la casualidad. También se habla del efecto imitación, pero desde el punto de vista de un jurista no tengo más explicación que la de cualquier ciudadano.

 

¿Se están aplicando medidas de protección especiales, como los dispositivos electrónicos?

En Ferrol yo nunca he acordado ningún uso de dispositivos electrónicos; primero porque creo que su utilidad es discutible. Lo único que demuestra es que hay una cercanía entre una persona y otra que puede ser perfectamente casual. En una ciudad pequeña como Ferrol, donde las zonas a las que la gente suele ir están en un espacio reducido, en un alejamiento de 300 ó 400 metros se puede dar la casualidad de que estén en un radio muy próximo, totalmente ajenos el uno al otro. Eso haría saltar los dispositivos policiales y la mayoría de las veces las alarmas serían falsas. Con lo cual, yo creo que lo mejor es el alejamiento como tal, en la medida en que si se incumple, la persona incurrirá en un delito de quebrantamiento de medida cautelar o condena. La realidad nos demuestra que si alguien ha decidido matar a otro lo va a hacer con o sin orden de alejamiento y con o sin dispositivo. La única medida absolutamente segura es decretar la prisión, pero debe acordarse en los casos sangrantes y donde se detecte un nivel de riesgo extremo.

 

¿Aumentaron los casos?

Yo creo que incluso se pudo haber reducido un poco. Los delitos de lesiones o amenazas bajaron un poco a nivel de todo el país. Hay quien lo relaciona con la crisis económica, que yo no entiendo por qué, pero bueno, algún estudio habla de eso.

 

En cuanto a su posible futuro como decano, ¿qué previsiones tiene?

Si resultara elegido lo primero que trataría de hacer es poner en marcha el juzgado de guardia, porque lleva meses todo montado, incluso con equipamiento informático, y no funciona, parece ser que por un problema de seguridad. No hay agentes suficientes para atender las necesidades del edificio en general y del juzgado de guardia. Entonces trataré de desbloquear la situación, aunque es una cuestión que no depende de mí. Yo puedo pedirlo, pero es la Consellería de Presidencia la que decide. Pero desde el punto de vista de mi obligación trataré de sacarle el máximo rendimiento a este edificio y el juzgado de guardia es muy importante porque tiene que tener un acceso fácil a la calle y protegido por policías. El trasiego de personas por el edificio, sobre todo en fines de semana, no es bueno desde el punto de vista de la seguridad.

 

Hace poco los jueces salieron por primera vez a la calle, ¿se prevén más movilizaciones?

Estamos en una situación de impás, porque los movimientos que se hicieron hasta ahora han sido ineficaces, lamentablemente, porque de hecho se ha procedido a la reforma de la LOPJ, se han aprobado unas tasas y nos han modificaco el estatuto de los jueces, en un sentido que a la mayoría de la carrera no nos parece el adecuado. Pero los planes del ministro han seguido adelante, y en el horizonte se vislumbra también la reforma decisiva de la modificación del Consejo, en una cosa que nos parece muy mal y es que los vocales no dejen de ser jueces en su propio destino, salvo un núcleo reducido, que serían cinco o seis personas que estarían con carácter exclusivo como vocales. Todos los demás irían a las reuniones y volverían a su destino. Eso no sucede en el ámbito de la Administración del Estado, donde el ministro es ministro y se acabó. Probablemente haya nuevas movilizaciones al respecto.

 

“Cuando la investigación pase al fiscal, es probable que se reduzcan los juzgados de Instrucción”