La Seguridad Social retirará por primera vez en Ferrol el polémico anticonceptivo Essure

El dispositivo se introducen a presión en las trompas de Falopio e impide el paso de los espermatozoides
|

La Seguridad Social retirará por primera vez a una ferrolana afectada por el Essure el polémico dispositivo anticonceptivo tras más de siete año sufriendo sus efectos adversos. Elena Fernández, una empresaria de 43 años, será la primera mujer de la comarca que se someta a esta intervención a través de la sanidad pública.
El Ministerio de Sanidad ordenó el pasado mes de agosto la retirada del anticonceptivo Essure, de la farmacéutica Bayern, al haberle sido suspendido temporalmente el certificado CE. Sin embargo, la Seguridad Social no estableció un protocolo para extraérselo a las pacientes.

“Ya tenía dos hijos, y tenía muy claro que no quería tener más. Así que acudí a la Seguridad Social y allí me informaron que era la mejor alternativa, menos invasiva que la ligadura de trompas”, explica Elena Fernández.
A las pocas semanas comenzó a notar las secuelas de este muelle implantable fabricado en níquel que obstruye las trompas de Falopio. “Al principio fueron dolores abdominales muy fuertes, después continuas infecciones, jaquecas, descontrol hormonal...”, explica. “Pasé de ser una mujer completamente sana a estar cada dos por tres en la consulta del médico. Fue ponérmelo y perder calidad de vida”.

A lo largo de estos años, surgieron otras complicaciones. Comenzó a tener intolerancia a la fruta, verduras y a los frutos secos, síndrome miofascial o fibromialgia. “El problema –dice esta afectada– es que existe un gran desconocimiento sobre el producto, no había protocolos claros de actuación y era difícil poder asociar todas estas dolencias a la implantación del Essure, a pesar de que las secuelas son, casualmente, las mismas en más de un millón de mujeres en todo el mundo”.

Al año de ponérselo pidió que se lo retiraran, pero la Seguridad Social no contemplaba ningún protocolo al respecto. “Fui decenas de veces a Ginecología y mi médico de cabecera envió otras tantas peticiones internas para que me atendiesen, pero nunca hubo respuesta hasta el pasado mes de diciembre, casi seis años después”.
Cree que su tesón, pero también la presión de las plataformas de afectadas que se crearon en España ha sido decisiva para que el Estado haya reaccionado –“tarde”, lamenta– ante este clamor social, por lo que anima a otras afectadas a exigir una solución. En unas semanas se someterá a esta intervención, la primera que realiza la Seguridad Social en Ferrol. “Quitarlo también conlleva riesgos. En el mejor de los casos solo tendrá que quitarme las trompas, pero existe la posibilidad de que tengan que quitarme todo el útero”.

La Seguridad Social retirará por primera vez en Ferrol el polémico anticonceptivo Essure