Racing y Somozas sellan tablas en un derbi triste

|

A pesar de que el último derbi de Ferrolterra que se va a ver, al menos hasta dentro de un par de temporadas, tenía muchos alicientes para convertirse en un buen espectáculo, en realidad resultó ser todo lo contrario. No solo por el empate sin goles con el que finalizó, sino por el escaso juego y la falta de ocasiones que deparó. Porque, en realidad, ni el Racing –sobre todo por falta de ganas– ni el Somozas –quizás por falta de capacidad– fueron capaces de evitar un empate inicial que deja un sabor de boca amargo por lo que se vio en A Malata. Así que el cuadro verde sigue sin poder encarrilar su clasificación para la Copa del Rey y, aunque al Somozas partidos como el de ayer le sirven para reforzar su dignidad como grupo, no le bastaron para ganar.
Entre que el Racing no salió nada “enchufado” y que, por contra, el Somozas sí rindió al nivel mínimo de intensidad que se puede exigir, el encuentro se jugó más cerca de la portería racinguista que de la de su adversario. Incluso, un par de imprecisiones en los envíos sembraron la incertidumbre delante de la portería defendida por Mackay, que tuvo que desbaratar opciones como las que tuvieron Fran Núñez o Dani Pedrosa, que no fueron capaces de resolver en las ocasiones que tuvieron.
Las llegadas del Racing, por su parte, no se tradujeron más que en varias coladas por las dos bandas –Armental y Dani Benítez fueron de lo mejor de los locales en el partido de ayer–. En cambio, en el capítulo de disparos a puerta, el equipo ferrolano se quedó casi a cero durante la primera parte. Tan triste era el discurrir del partido que Miguel Ángel Tena intentó cambiarlo a través de dos sustituciones a tres minutos del descanso, pero en realidad la forma en la que señaló a los que se marcharon del campo, José Cruz y Laro Setién, lo único que consiguió fue crispar el ambiente en la grada.

Sin solución
A pesar de los cambios, las cosas no variaron demasiado en la segunda parte. En ella, solo una arrancada de Dani Benítez por la izquierda, cuyo pase fue rematado por Armental desde la frontal del área de la banda contraria para obligar al portero Molina a estrenar su nómina de intervenciones, se sumó a la cuenta de ocasiones del cuadro verde. Poco más porque, a cambio, el que sí llegó con más peligro fue el Somozas, en acciones en las que se notó que si desciende a Tercera es por su falta de capacidad a la hora de resolver sus acciones cerca del área contraria, no porque le faltase voluntad o ganas de hacer las cosas en todos los partidos.
Con estos ingredientes, los minutos fueron transcurriendo con el Racing algo más presente cerca del área rival, sobre todo porque el Somozas empezó a acusar, en el capítulo físico, el paso de los minutos. Pero el de ayer no era el día del equipo ferrolano que, a pesar de dar entrada a Mendi para tener más presencia –al menos en cuanto a efectivos– cerca del área contraria, no fue capaz de marcar. El delantero avilesino fue, de hecho, el protagonista de algunas opciones del Racing para anotar, pero sus dos cabezazos y una volea con el pie no encontraron puerta. Además, Nano mandó un testarazo al larguero.
Así, los minutos fueron discurriendo –para convertirse en un suplicio más que en un partido– hasta acabar con el empate inaugural con el que se saldó un encuentro de los que no hacen afición, porque de él apenas se puede rescatar nada bueno. l

Racing y Somozas sellan tablas en un derbi triste