El BNG denuncia el empecinamiento de la Xunta en políticas que han fracasado

aymerich, a su llegada a la sala donde ofreció la rueda de prensa efe
|

El viceportavoz parlamentario del BNG, Carlos Aymerich, denunció el empecinamiento de la Xunta en políticas que ya se demostraron “fracasadas”.

Aymerich, que anunció la presentación de una enmienda a la totalidad del anteproyecto de presupuestos, auguró que estas cuentas traerán más déficit, más recortes y supondrán la inhibición de los poderes públicos en la economía y en la dinamización de los sectores productivos.

El diputado recordó que Feijóo había dicho que Galicia crecería en 2012 un 1,1%, cuando el PIB experimentó un decrecimiento en esa misma medida, por lo que concluyó que la desviación de las previsiones del presidente fue de más del 200%.

También constató el error en los augurios presidenciales sobre empleo, ya que había dicho –señaló– que se reduciría ligeramente, cuando se situó en el 20,1%, sin contar que Galicia tiene una población activa inferior y no se tiene en cuenta tampoco el efecto de la emigración de los jóvenes.

Para este año, resaltó que la Xunta prevé una caída del PIB del 0,9% y el paro se situará por encima del 21%, por lo que subrayó que se continúa con el empecinamiento en las mismas políticas, cuando ya no desconocen sus consecuencias de más paro, recortes y desigualdades.

Rechazó también la valoración oficial de que los gastos sociales se sitúan en el 77%, una afirmación que “define la catadura moral” de Feijóo, dijo.

 

Recortes sociales

Aymerich subrayó que el de los poderes públicos tendrán un gasto efectivo, no financiero, inferior en 667 millones y relató partidas de donde se detraen y en mayor cantidad. Así, cifró la reducción de 145 millones en Sanidad sobre 2012 (más de 600 millones sobre 2009), 153 millones en Cultura e Educación y 170 millones en políticas laborales y bienestar social.

Por ello, señaló que de la reducción de 667 millones, 469 corresponden a servicios básicos, mientras que el resto procede de la reducción en personal de 227 millones, con lo que se superan los citados 667 millones.

Además, dijo que se reducirían otros 169 millones en gastos y transferencias de capital, mientras que sube el gasto corriente, “improductivo”, a pesar de la famosa austeridad de la Xunta.

Resaltó asimismo el incremento en 277 millones, un 38%, hasta 1.110 millones, del servicio de la deuda, que en 2013 se situará en casi 8.300 millones, a 600 millones de alcanzar el límite del 15,4% del PIB.

Sin embargo, para Aymerich hay elementos que podrían subir y no suben, como una mayor carga impositiva para los que más ganan y se refirió a impuestos como el patrimonio, sucesiones y donaciones, el IRPF, los depósitos bancarios o a las grandes superficies, por lo que consideró que “la Xunta tiene margen para actuar y no lo hace”.

Demandó asimismo que la Xunta cuestione un sistema de financiación que “condena a Galicia a una subfinanciación crónica” y terminará obligándola a acudir al Fondo de Liquidez Autonómico que, en su opinión, es el objetivo, pues ello permite el control de las comunidades y la recentralización.

El BNG denuncia el empecinamiento de la Xunta en políticas que han fracasado