El superávit de la Seguridad Social crece el 77,18 por ciento hasta julio

Exterior de una oficina de la Seguridad Social en Madrid. EFE/Archivo
|

La Seguridad Social tuvo un superávit de 4.208,53 millones de euros en los siete primeros meses del año, lo que supone el 77,18 % más que en el mismo periodo de 2012, según el Ministerio de Empleo y Seguridad Social.

Empleo explica que el crecimiento de los ingresos de julio se debe fundamentalmente al adelanto de las transferencias recibidas del Estado por importe de 13.842,18 millones, el 89,09 % respecto al total presupuestado y destinadas a financiar gastos que se irán produciendo durante el ejercicio.

El saldo positivo hasta julio, equivalente al 0,40 % del Producto Interior Bruto (PIB), fue resultado de unos ingresos de 76.605,05 millones, que aumentaron el 5,44 %, frente a unos pagos de 72.396,52 millones, que crecieron el 3,02 %.

Estas transferencias superaron en 6.530,49 millones a las recibidas por este concepto en el mismo período del ejercicio anterior.

Sobre el total de ingresos las aportaciones del Estado representaron el 18,07 %.

Empleo incide en que los presupuestos de 2013 prevén unas aportaciones del Estado a la Seguridad Social por valor de 6.669,15 millones más que en el ejercicio anterior, hasta alcanzar 15.537,28 millones.

En los ingresos no financieros, las cotizaciones sociales ascendieron a 57.706,23 millones, 3,61 puntos porcentuales menos que en el mismo periodo del año anterior y el 54,51 % de lo previsto para todo 2013, debido al descenso de la cotización de ocupados en un 2,35 %, mientras que la cotización de desempleados registró un descenso del 14,22 %.

Las transferencias corrientes supusieron 15.461 millones, el 70,58 % más que a julio de 2012, consecuencia tanto del incremento de las transferencias recibidas del Estado como de su adelanto.

Dentro de los gastos no financieros, las prestaciones económicas a familias e instituciones alcanzaron los 67.611,29 millones, lo que representa el 93,39 % del gasto total realizado en el sistema de Seguridad Social.

La mayor partida, 65.324,60 millones, correspondió a pensiones y prestaciones contributivas, con un crecimiento interanual del 3,71 %.

Dentro de las prestaciones contributivas, a las pensiones (invalidez, jubilación, viudedad, orfandad y en favor de familiares) se destinaron 61.678,16 millones, el 4,75 % más.

Las prestaciones por maternidad, paternidad y riesgo durante el embarazo se elevaron hasta los 1.221,56 millones, lo que representa una caída interanual del 6,54 %.

Respecto a la incapacidad temporal, el gasto alcanzó los 2.142,82 millones, el 14,22 % menos, con lo que continúa su tendencia descendente.

Las pensiones y prestaciones no contributivas registraron un aumento interanual del 2,47 %, hasta 2.286,69 millones, de los que a a pensiones no contributivas se destinaron 1.282,73 millones y a subsidios y otras prestaciones 1.003,96 millones (956,70 millones fueron a prestaciones familiares).

Asimismo, los gastos de gestión realizados por la Seguridad Social se redujeron el 2,76 % respecto al ejercicio anterior.

El superávit de la Seguridad Social crece el 77,18 por ciento hasta julio