Gómez Noya aumenta su leyenda con el oro mundial en Pontevedra

Diario de Ferrol-2019-05-05-065-8400e3fb
|

Da igual la distancia, da igual el contexto, da igual hasta la edad... Gómez Noya es un triatleta colosal y ayer volvió a demostrarlo en Pontevedra, en casa, como él mismo dice sentirse en la ciudad del Lérez, y ante un público entregado que lo jaleó de principio a fin. El departamental sumó a su palmarés su noveno título de campeón del mundo, en este caso de larga distancia, en un escenario en el que, si bien no es en el que se está preparando –está volcado en la distancia olímpica– y demostró una abrumadora superioridad sobre sus rivales de principio a fin de carrera.

La baja temperatura de las aguas del Lérez obligaron a acortar la distancia del primer sector, el de natación, del que finalmente “solo” se recorrió un kilómetro y medio. Aunque ello pudiese parecer un hándicap para triatletas como Gómez Noya o Pablo Dapena, acostumbrados a manejarse en condiciones adversas como estas, ambos siguieron sacando provecho de esta primera toma de contacto. Así, el ferrolano ya salió del agua en primera posición, pero tras perder algo de tiempo en la transición, las distancias entre él y sus perseguidores se neutralizaron en el sector ciclista.

Durante bastantes kilómetros los favoritos rodaron en un grupo del que ocasionalmente se produjeron algunos saltos, pero sin mayores sobresaltos para el desarrollo de la carrera. Tal y como se preveía, el triunfo se decidiría corriendo sobre el asfalto y ahí Gómez Noya es absolutamente letal. 

El ferrolano apuró el ritmo y se posicionó en cabeza. En la primera de las cuatro vueltas logró sacarle dieciséis segundos a Pablo Dapena, su compañero de entrenamientos, y veintiocho a Bozzone, el otro gran candidato al triunfo. A partir de ahí, su renta no hizo más que aumentar lo que le permitió vivir los últimos kilómetros con mucha más tranquilidad y darse un baño de multitudes conjurado con un público que abarrotó el recorrido. 

Gómez Noya finalizó la carrera con un tiempo de 5 horas, 5 minutos y 39 segundos y esperó a su buen amigo Dapena para fundirse con él en un abrazo y celebrar un éxito absoluto. 

La carrera planeada
No tuvo mucho tiempo Gómez Noya para “cambiar el chip” entre la cita de las Series Mundiales en Bermudas –en donde fue plata– y el Mundial de larga distancia dirimido ayer en Pontevedra. Sin embargo, el hecho de que la competición internacional se disputase en su “casa” hizo que “creo que hice una buena carrera, la que tenía planteada en la cabeza”, quizá con la ventaja de conocer perfectamente el trazado pontevedrés. Y es que correr en Pontevedra y, además, lograr el título “es especial, y ante tanta gente. Es espectacular, una de esas carreras que como competidor no olvidaré nunca”, comentaba, asimismo dijo que “estoy muy agradecido a toda la gente por el apoyo”.

Gómez Noya aumenta su leyenda con el oro mundial en Pontevedra