El Parlamento venezolano dice que hubo cuatro asesinatos en la frontera del país con Brasil

AME7796. PACARAIMA (BRASIL), 23/02/2019.- Una ambulancia con supuestos heridos cruza este sábado la frontera entre Brasil y Venezuela, donde aguardan, del lado brasileño, dos camionetas con ayuda humanitaria para ingresar en el país c
|

El Parlamento venezolano, de mayoría opositora, denunció ayer que hasta las 16.00 hora local (20.00 GMT) se contabilizaban cuatro personas asesinadas y más de 20 heridos de bala en la frontera de Venezuela con Brasil.

“Lo que ocurre en la frontera con Brasil no es represión común. Lo que ocurre en Santa Elena de Uairén es una masacre contra el pueblo indígena pemón en donde contabilizamos cuatro personas asesinadas y más de 20 heridos de bala”, dijo en rueda de prensa el diputado Juan Andrés Mejía.

Por su parte, el también diputado Américo De Grazia dijo que en la población fronteriza de Santa Elena de Uairén se registra una “represión brutal en las calles” y que la situación en el hospital del poblado es “grave”.

“Grave cuanto ocurre en el hospital de #StaElenaDeUairen varios muertos, muchos heridos y las tanquetas de la GN (policía militarizada) disparan contra los ciudadanos que se encuentran en el centro asistencial”, agregó De Grazia en las redes sociales.
Desde Caracas, la Comisión Parlamentaria para la Ayuda Humanitaria aseguró en rueda de prensa que “esta actividad está flagrantemente violando normativas internacionales del Acuerdo de Ginebra” al referirse al ataque a un centro asistencial.

El médico Julio Castro, miembro de la comisión, recordó que atacar con armas de fuego un centro de salud “está claramente en contra de normas humanitarias internacionales”.

Acampadas de opositores 
Los cientos de antichavistas reunidos en la frontera entre Brasil y Venezuela afirmaron ayer que están “dispuestos a acampar” en el límite entre ambos países, cerrado por el Gobierno de Nicolás Maduro, hasta que se permita el ingreso de la ayuda humanitaria.

Dos camionetas grandes, cargadas con alimentos y medicamentos, continúan aparcadas en la localidad de Pacaraima, pero en una zona considerada neutral y a una distancia de unos 300 metros del puesto de control fronterizo venezolano, que está custodiado por militares de ese país.

Bajo un intenso calor, los manifestantes dijeron que “están dispuestos a acampar”, si continúa el bloqueo para la entrada de la ayuda humanitaria que ha recopilado Brasil, según dijo Tomás Silva, quien enviado especial del jefe Parlamento venezolano, Juan Guaidó.

La idea, según Silva, es permanecer en esa zona entre los dos países hasta que los militares venezolanos rompan el cordón que han formado y que impide el ingreso de los dos vehículos a territorio venezolano.

Camiones quemados 
Dos camiones con cargamentos de la ayuda humanitaria solicitada por la oposición fueron quemados ayer por la Policía Nacional Bolivariana en el lado venezolano del puente Francisco de Paula Santander, que conecta al país con Colombia, denunció la diputada Gaby Arellano.

Las autoridades venezolanas bloquearon el paso en el puente internacional Francisco de Paula Santander camiones con ayuda humanitaria provenientes de Colombia y lanzaron gases lacrimógenos contra los manifestantes.

En el puente de Tienditas, otro de los pasos fronterizos que conecta la localidad venezolana de Ureña con la colombiana de Cúcuta, la gente se aglomeró desde primera hora del día pero el bloqueo por parte del Gobierno de Nicolás Maduro continuó y los camiones con ayuda no intentaron atravesarlo.

Desde hace días, las autoridades venezolanas bloquean el paso con vehículos pesados, militares y policías, si bien en ese puente ayer no se registraron incidentes.

La ayuda humanitaria fue solicitada por el jefe del Parlamento de Venezuela, Juan Guaidó, quien se proclamó en enero pasado presidente interino del país al considerar a Maduro un “usurpador” del Poder Ejecutivo.

Reacción de Duque 
El presidente de Colombia, Iván Duque, pidió ayer el cese de la “violencia” en la frontera entre Colombia y Venezuela con motivo de la llegada de camiones con ayuda humanitaria para el país.

“Desafortunadamente ha habido violencia por parte de la dictadura y no podemos propiciar que esa violencia continúe”, afirmó Duque en una declaración desde la ciudad de Cúcuta.

“Hemos visto actitudes cobardes y peligrosas por parte de la dictadura, que ha activado colectivos en algunos lugares para generar disturbios y evitar que esa ayuda humanitaria llegue al territorio, convirtiéndose en lo que sería un delito de lesa humanidad”, advirtió Duque.

Reiteró que “impedir que le llegue a personas necesitadas el alimento y la medicina” sería un delito de lesa humanidad. 

El canciller colombiano Carlos Holmes Trujillo aseguró ayer a periodistas que Colombia “reconoce al presidente Juan Guaidó” como jefe del Parlamento venezolano y que el Gobierno colombiano ordenó el regreso de los diplomáticos y consulares en Venezuela luego de que Maduro, rompiera “todo tipo de relaciones” con Colombia.

El Parlamento venezolano dice que hubo cuatro asesinatos en la frontera del país con Brasil