Díaz, Sánchez y López luchan hasta el último minuto por conseguir votos

Los tres candidatos organizaron ayer sendos actos de campaña para convencer a los militantes | Ángel Díaz (efe)
|

Los casi 188.000 militantes del PSOE eligen hoy quien ejercerá el liderazgo del partido, un puesto al que aspiran la presidenta andaluza, Susana Díaz, el ex secretario general Pedro Sánchez y el exlehendakari Patxi López.

Los tres candidatos que consiguieron los avales necesarios para enfrentarse en estos comicios internos aprovecharon ayer la última jornada para conseguir el voto de los indecisos, ya que las encuestas no dan un claro vencedor, aunque sitúan a la cabeza a la presidenta andaluza, seguida de cerca por Sánchez, y en última posición pero por poca diferencia López. Además, se espera que hoy se registre una alta participación.

1 “Levantemos el PSOE para levantar el país”

Susana Díaz cerró ayer en Extremadura su campaña de primarias, donde pidió el voto para “volver a levantar el PSOE para levantar España” ante un Mariano Rajoy que, según la presidenta andaluza, “está en el descuento”.

“Os pido que nos levantemos y saquemos orgullo para que a partir del lunes levantemos el PSOE para levantar España”, reiteró.

La candidata socialista, mostró su voluntad de querer ser “la primera mujer en el PSOE para cambiar las cosas desde la izquierda”, dijo que “lo mejor que le pasó a España es el PSOE, pues ha hecho un país más justo”. En este marco puso en valor “la mirada del sur para reivindicar la igualdad entre todos los territorios”, frente a otros partidos que buscan la división territorial de España.

La candidata a la Secretaría General del PSOE y presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, garantizó ayer que si gana las primarias la unidad llegará a su partido y va a exigir que sea respetado, al tiempo que se recuperará la “moral de victoria” para volver a llegar al Gobierno de la nación porque los ciudadanos lo están esperando.

2 “Riesgo de involución democrática”

El ex secretario general del PSOE y candidato a la reelección, Pedro Sánchez alertó ayer, en su útlimo acto antes de la votación, del “riesgo de involución democrática” del programa electoral de su principal contrincante en la batalla por el liderazgo del PSOE, Susana Díaz, y pidió el voto para “rescatar” al partido de la abstención en la investidura de Mariano Rajoy. Para Sánchez, que reunió a miles de personas en el madrileño parque de Berlín, muchas de las propuestas de Díaz son “todo lo contrario” a lo que “siempre” ha defendido la organización. Concretamente, cargó contra las pretensiones que, a su juicio, tiene la presidenta andaluza de “esconder a la militancia”, y también criticó la iniciativa de dar créditos a jóvenes estudiantes: “La educación es un derecho, no un endeudamiento”, subrayó.

El ex líder del PSOE Pedro Sánchez cerró ayer la campaña de las primarias con críticas a Susana Díaz, a quien acusó de querer “esconder” a las bases, y se erigió en el candidato que “rescatará” a los militantes de la abstención a Rajoy y en el único capaz de unir a la izquierda de España.

3 “Lo único que pude salvarnos es la concordia”

Por su parte, el exlehendakari y candidato a la Secretaría General del PSOE, Patxi López, celebró ayer su último mitin en la localidad guipuzcoana de Orio para mantener un encuentro con los “socialistas resistentes” del municipio guipuzcoano, donde en 2002 ETA asesinó al edil Juan Priede dos días antes de que el exlehendakari fuera designado líder del PSE-EE. En su advirtió ayer de que el exlíder del Partido Socialista Pedro Sánchez y la presidenta de Andalucía, Susana Díaz, no buscan “la integración” de su formación, sino “pasar factura el uno al otro” este domingo. “Lo único que puede salvarnos de derrotarnos a nosotros mismos es la concordia de todos, es el pacto de unidad para construir juntos un nuevo proyecto de socialismo exigente”, aseguró.

En un acto celebrado ante la estatua del histórico dirigente del PSOE en Bilbao en el último día de su campaña, López llamó a “conquistar la concordia”. “Nosotros nos vamos a ofrecer puestos a quienes nos apoyen, pero tampoco cabezas cortadas a nuestros votantes, ni vamos a apartar a quienes no nos sigan”, afirmó y señaló que “nunca es fácil levantar la bandera blanca de la paz".

Díaz, Sánchez y López luchan hasta el último minuto por conseguir votos