Vecinos del núcleo urbano protestan por la precariedad de la red de agua

el problema se localiza en el entorno de la avenida de ferrol j. meis
|

 Los vecinos de Pontedeume empiezan a estar cansados de los problemas de suministro que en una semana les puede dejar sin agua tres días. Las averías suelen tener como referencia el perímetro residencial que se distribuye a lo largo y ancho de la avenida de Ferrol. Se trata de una zona en la que el agua se distribuye a través de tuberías con más de 40 años de antigüedad, lo que se traduce en roturas al menor cambio de presión que se produzca, tal y como reconoce personal de la empresa concesionaria del servicio de abastecimiento. La solución pasa por la sustitución de la actual canalización de fibrocemento por otra de PVC. El coste de la obra puede estar en torno a los 30.000 euros, según algunas estimaciones.

El Concello, por su parte, reconoce la precariedad del servicio, a la vez que informa de la redacción de un proyecto, actualmente en proceso de elaboración, que daría lugar a una inversión superior al millón de euros y en la renovación de la práctica totalidad de las principales arterías de distribución del agua. Augas de Galicia, según fuentes municipales, asumiría la finaciación del cien por cien de la obra.

Por su parte, el Ayuntamiento aprovecharía el desarrollo de esta actuación para llevar a cabo la instalación de la red para la recogida de aguas pluviales. En este caso, la administración eumesa asumiría los gastos de una obra que nunca serían tan elavados como los que pueden derivarse de la renovación de las tuberías.

Mientras tanto, los vecinos tendrán que seguir sufriendo los cortes de agua.

Vecinos del núcleo urbano protestan por la precariedad de la red de agua