Las alfombras florales volvieron a engalanar las calles de Ares para suscitar el interés de cientos de personas

Las alfombras florales volvieron a engalanar las calles de Ares para suscitar el interés de cientos de personas
|

Ares desafió ayer a la lluvia en una nueva edición de la celebración del Corpus Christi que tiene en las alfombras florales su símbolo más vistoso. Una lucha que los vecinos de la localidad, coordinados por la Asociación Alfombra Floral de Ares, dirimieron desde la noche del sábado, cuando se inició la confección de estos mantos vegetales que llegan a cubrir un kilómetro de calles sobre unos diseños previamente dibujados en el pavimento. 


Hasta 15 toneladas de verde y flor fueron necesarios para realizar estas composiciones florales sobre las que ayer procesionó el Santísimo –también es tradición que participen los niños que durante la jornada hacen su Primera Comunión– y que desde 2011 han logrado la declaración de Intereses Turístico de Galicia para esta fiesta que reúne en la localidad a cientos de personas a lo largo del fin de semana.
La celebración de esta fiesta, que adquirió carácter oficial en el año 1992, se remonta al 2 de junio de 1983 cuando algunos vecinos de Ares colocaron en la calle, frente a las puertas de sus casas, una mesa con un jarrón de flores sobre un pasillo de espadana donde haría parada la procesión religiosa. Al año siguiente se mantendrían estos detalles y se incorporarían en una de las calles un gran escudo de Galicia realizado con flor. No es hasta 1985 cuando ya se confecciona un pequeño tramo de alfombra floral entre dos casas de la misma calle con dibujos y cenefas, siendo al año siguiente cuando se empieza a cubrir toda la longitud actual del recorrido.

Las alfombras florales volvieron a engalanar las calles de Ares para suscitar el interés de cientos de personas