Los juzgados de Ferrol resuelven cada vez más asuntos a través de juicios rápidos

Juicio contra Iv�n Carballo
|

Los buenos resultados obtenidos con la realización de juicios rápidos en materia de tráfico y violencia de género ha propiciado que los tres jueces de Instrucción y el fiscal jefe del Área de Ferrol mantuviesen reuniones con los responsables de la Policía Judicial de la Comisaría y de la Guardia Civil, así como con la Policía Local, para tratar de buscar soluciones a los retrasos en la tramitación de otros delitos también contemplados en la Ley de Juicios Rápidos. Se trata de causas por atentado, resistencia, quebrantamiento de condena, robos con fuerza, hurtos y, en general, cuestiones de delincuencia menor que, siempre y cuando haya detenidos, pueder resolverse a través de juicios rápidos con las mismas garantías que si van a través de un procedimiento abreviado y con muchas ventajas.
En dichas reuniones, que se celebraron a lo largo del pasado mes de enero, las partes implicadas –fuerzas de seguridad, jueces y Fiscalía– estuvieron de acuerdo en la conveniencia de hacer todo lo posible para tramitar el mayor número posible de asuntos por la Ley de Juicios Rápidos. Los resultados se comienzan a ver ahora, ya que, de hecho, de los tres o cuatro juicios que se celebraban los miércoles –jornada reservada para los rápidos–, casi en exclusiva por delitos de violencia de género y contra la seguridad vial, ayer el listado se incrementó a siete, entre los que figuraba un quebrantamiento y dos atentados.
Según explicó a este periódico el fiscal jefe, Román Ruiz Alarcón, las garantías de una sentencia justa son las mismas que en un procedimiento abreviado y existen muchas ventajas. En este sentido, señaló que se ahorra trabajo, tanto a los juzgados de Instrucción como a los de lo Penal, porque las citaciones las realiza la Policía o Guardia Civil en el mismo lugar de los hechos y los testigos ya solo tienen que ser molestados para acudir al juicio, mientras que en las vistas “normales” declaran primero en la Comisaría, después en el Juzgado de Instrucción y por último, meses o incluso años después, en el Penal.
También se reducen las reincidencias y la prisión preventiva en los casos de delincuentes habituales. Muchas cuestiones se pueden resolver con conformidades, por la rebaja de un tercio de la pena. n

Los juzgados de Ferrol resuelven cada vez más asuntos a través de juicios rápidos