Un total de 18 alumnos extranjeros llegan al campus con los programas de movilidad

concello recepción erasmus
|

Son jóvenes, proceden de diferentes países extranjeros y forman parte del colectivo de universitarios que cada año ven en los programas de movilidad internacional una buena oportunidad para aprender otro idioma, conocer una nueva cultura y adentrarse por unos meses en un sistema educativo diferente al suyo.
Un total de 18 alumnos, tal y como ayer informó la responsable de la Oficina de Relaciones Internacionales (ORI) del campus, Ana Pérez, han optado este primer cuatrimestre por el campus de Ferrol para disfrutar sus becas Erasmus o los convenios bilaterales que la Universidade da Coruña mantiene con instituciones académicas de todo el mundo. Algunos lo han elegido por considerar la oferta educativa la más atractiva para su propia formación y otros porque no había muchas más posibilidades. En cualquier caso, todos aguardan sacar el máximo partido de una experiencia que arrancó a principios de mes con su llegada a la ciudad.
Ayer, una gran parte de la delegación extranjera acudió al Concello de Ferrol para participar en la recepción institucional por parte del alcalde de Ferrol, José Manuel Rey Varela. Junto a él, la vicerrectora del campus de Ferrol e Responsabilidade Social, Araceli Torres, así como miembros de la corporación local, les dieron la bienvenida y los animaron además a descubrir una ciudad llena de posibilidades.
Los jóvenes estudiantes proceden de países como México, Turquía, Italia, Alemania, Polonia, Francia o Portugal y se reparten entre diferentes facultades y escuelas del campus como la de Humanidades, la Escuela Politécnica Superior o la de Enfermería y Podología.

protagonistas
El mexicano Braulio Cansino, por ejemplo, estudiará durante estos meses en la Escuela Universitaria de Diseño Industrial, titulación que cursa en su país. “Espero aprender mucho sobre el diseño aquí en España y también sobre los interesantes proyectos que tiene en marcha la escuela de este campus, son proyectos muy importantes y con una enorme aplicación real”, comentaba ayer este joven de 22 años.
Tras quince días en la ciudad naval, dice que le gusta todo. “Todo está muy cuidado. Además aquí el ritmo de vida es más relajado, en Ciudad de México todo es más acelerado. Allí la primera clase la tengo a las siete de la mañana y aquí en Ferrol empiezo más tarde. Todo es más tranquilo”, explica.
De la ciudad polaca de Poznan llega Monika Dziminska, de 20 años. Estudiante de Ciencias Culturales en su país, este cuatrimestre asistirá a las clases del Grado en Humanidades. Además del aprendizaje del idioma español, espera que su estancia le permita aproximarse a la cultura  y forma de vida de España, comentaba.
Ayer, tras la recepción, los jóvenes pudieron participar en una visita guiada por la ciudad y ya por la tarde en un recorrido por algunas de las playas del entorno ferrolano.

Un total de 18 alumnos extranjeros llegan al campus con los programas de movilidad