Los mariscadores de Barallobre exigen estudios sobre el “perkinsus” en la ría

Protesta de los mariscadores y pescadores de la cofradía de Barallobre, celebrada ayer frente al edificio administrativo de la Xunta en Ferrol | jorge meis
|

La situación de los pescadores y mariscadores de la ría de Ferrol es cada día más crítica. A la falta de productividad de los bancos ferrolanos, que desde hace años amenaza la supervivencia de los pósitos locales, se ha unido este año la pandemia de coronavirus y, en las últimas semanas, el descubrimiento de una nueva bacteria, la “perkinsus olseni”, una especie de la familia de las “perkinsidae que afecta principalmente a las almejas fina y babosa.

Ante esta tesitura, tras la reu-nión la pasada semana a tres bandas con la Consellería do Mar y el Instituto Social de la Marina (ISM), los profesionales de la Cofradía de Barallobre decidieron realizar una concentración a las puertas del edificio administrativo de la Xunta en Ferrol; una acción de protesta que, advierten, se repetirá de no encontrarse una solución. “Temos uns bancos que xa non podemos traballar en eles, porque as asistencias técnicas dinos que onde temos o parásito non traballemos porque é peor”, señala el patrón mayor del pósito fenés, Jorge López. Como parte de la búsqueda de una solución, desde las cofradías se plantea que se realicen estudios de “perkinsus” en toda la ría, para conocer el alcance real de la infección.

“O que pedimos é que a Consellería, a través do Intecmar, fagan un muestreo das diferentes especies e se poda evaluar se todas teñen “perkinsus” ou outras patoloxías –continúa–. O problema é que pedimos catorce mostras de toda a ría, nos din que saturamos un pouco o laboratorio. Nos xa dixemos que non é o noso problema e que temos que solucionalo. Si se satura o laboratorio haberá que contratar a máis xente ou mirar de un laboratorio privado”.

Prestaciones
“Cando chegou o parásito nos dixeron dende a Consellería que tiñamos que ter un cese de actividade, que nos pertencía”, apunta Jorge López. Dicho cese de actividad –al que se le sumaría un paro biológico para poder acoger al mayor número de profesionales posible–, solicitado tiempo atrás aunque en un principio denegado, tenía una traba: las condiciones para poder acogerse a las ayudas. “De 150 socios, 143 non podían entrar ás axudas, nin as que nos propoñía a Consellería, nin as do ISM, que teñen uns parámetros que non son normais para a nosa ría”, apunta López.

Y es que, según la legislación comunitaria, para poder obtener dicho subsidio no se puede haber tenido una baja laboral en los 12 meses anteriores a la solicitud, lo que en la práctica dejaría a más del 90% de los profesionales sin ella –un problema similar al que enfrentaron los pósitos a la hora de participar en meses atrás en otra línea de ayudas europeas–.

“Entendemos que temos que xuntarnos todos os da ría de Ferrol porque o problema é de todos. A ría, sea dentro dun mes ou de dous vai cerrar, porque xa non temos producto que coller e se por riba temos o parásito, imos cerrar”, se lamenta el patrón mayor, al tiempo que recuerda el incesante goteo de socios de la cofradía que deciden no renovar los permex.

“Nun principio non nos facían caso. Demostrámoslle [a la Xunta] que cada vez que facíamos un mostraxe, baixaba entre un 30 e un 40%. Pasamos de ter 100.000 unidades en stock a ter agora 19.000. Con esas cifras demostrámoslles que tiñamos razón”, concluyó Jorge López, aunque no sin antes recordar que, si bien esta bacteria acaba de ser detectada, los bancos de la ría aún cuentan con muchos otros problemas.

Los mariscadores de Barallobre exigen estudios sobre el “perkinsus” en la ría