El barrio de San Xoán es el mayor punto negro del tráfico

Las rotondas son los elementos más conflictivos del tráfico jorge meis
|

Conducir un miércoles, a las 13.00 horas, por el barrio de San Xoán, sobre todo en alguna rotonda, puede calificarse de “actividad de riesgo” si se tienen en cuenta los resultados de la memoria de la Polícía Local de Ferrol presentada ayer por el inspector y coordinador del cuerpo, José Antonio Chao.
Las cuestiones relacionadas con el tráfico son uno de los principales cometidos de la Policía Local y en este apartado se contabilizaron el pasado año más de 4.000 actuaciones, vinculadas con la movilidad en la ciudad y la siniestralidad, de las 8.642 intervenciones que se recogen a lo largo del año y que arrojan una cifra de 23,6 por día.
Aunque los datos no recogen accidentes con fallecidos en 2015 y solo el 2 por ciento fueron con heridos graves, frente a un 18% de los accidentes con heridos leves y los demás sin daños personales, lo cierto es que es una de las principales ocupaciones de los agentes, aunque, desde la puesta en marcha del plan de seguridad vial en 2012 el número de siniestros ha ido descendiendo y en el último año ha bajado nuevamente un 2%.
De los datos aportados en esta memoria, se deduce que no hay un mes con mayor siniestralidad, aunque sí días de la semana más propensos a los accidentes. Los martes, miércoles y jueves, entre las 11.00 y las 13.00 horas, son los días y horas que más accidentes aglutinan. También por zonas se registran los espacios más conflictivos, en este caso el distrito norte y concretamente el barrio de San Xoán-O Bertón, por la alta densidad de tráfico.
Con estas perspectivas, el coordinador de la Policía Local no duda en extraer un perfil y señalar que “los miércoles, a la una de la tarde, conducir por San Xoán es una actividad de riesgo”. También serían zonas conflictivas las glorietas de la F-13 desde Basanta hasta el hipermercado Alcampo y, es más, el estacionamiento de este establecimiento es un punto repetitivo de accidentes, considerándose así un punto negro, junto a los anteriormente citados.

causas de siniestralidad
Por qué se suceden accidentes en estas zonas, a determinadas horas y en días concretos es una cuestión que desde la Policía Local responde atribuyendo las causas a la falta de pericia y al consumo de alcohol. Entre las primeras se encuentran las distracciones o maniobras antirreglamentarias que ocasionan choques. El 90 por ciento se producen, además, en la zona urbana del municipio, concretamente en glorietas o intersecciones y en un 64% de los casos, con hombres al volante.
Pero la seguridad vial no son solo imprudencias sino que pueden convertirse en delito. Conducir sin permisos o bajo la influencia del alcohol son ejemplos de delincuencia vial a la que la Policía Local atiende para reducir la siniestralidad.
En este sentido, se han incrementado en un 6,7% los atestados por delitos y 143 conductores pasaron el año anterior a disposición judicial. La mayoría, un 65% están vinculados a casos de alcoholemia, y el resto son mayoritariamente relacionados con conducción sin carné o temeraria.

consumos
La realización de drogotest ha sido también una consecuencia del comienzo de la aplicación en 2012 del plan de seguridad vial.
La memoria de 2015 presentada ayer da cuenta también de qué consumen los conductores ferrolanos y, en este sentido, se refleja que el THC – principal constituyente psicoactivo del cannabis– y la cocaína son las drogas que tienen mayor presencia en los conductores .
Como explicó el coordinador de la Policía Local, se dispara la edad de consumo a la franja 18-30 años y también es relevante en la de 40-45 años.
Los varones –consumidores mayoritarios– de menor edad consumen THC sin mezclar, mientras que conforme aumenta la edad se registran más policonsumidores.
Los delitos se completan con las infracciones detectadas, que llevan implícitas sanciones administrativas. En esta línea, se registran entre 4.800 y 5.000 denuncias al año por estacionamientos prohibidos, velocidad, alcoholemias o uso del teléfono móvil. El 85% son graves, según la memoria del pasado año.
Para mejorar los datos, los agentes de la Policía Local llevan a cabo hasta ocho campañas diferentes relacionadas con la velocidad, alcohol y drogas, telefonía, papeles, estacionamientos, movilidad reducida, autotaxis y transporte escolar.
Como ejemplo de los resultados, de los 13.500 vehículos controlados en campañas como la de velocidad solo se contabilizaron un 1,3% de infracciones, lo que da cuenta de la importancia de las campañas y de las advertencias de estas tanto por las redes como por otros medios.

El barrio de San Xoán es el mayor punto negro del tráfico