El Gobierno aplaude la “contundencia” de Felipe VI y esperará a conocer el origen del dinero de su padre

GRAF332. MADRID, 03/03/2020.- El portavoz parlamentario de ERC, Gabriel Rufián, da un discurso mientras participa, este martes, en un desayuno informativo del Fórum Europa en Madrid. EFE/Fernando Alvarado
|

El Gobierno aplaudió ayer la “contundencia” del rey al anunciar que renuncia a la herencia de su padre y le retira la asignación presupuestaria, pero respaldó, al igual que diversos partidos, que se sepa el origen del dinero que pueda tener don Juan Carlos en Suiza.

Zarzuela hizo público el domingo un comunicado con esas decisiones de Felipe VI tras las informaciones sobre una fundación en Suiza vinculada a una donación de 65 millones de euros de Arabia Saudí.

Fue en concreto el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, quien elogió a don Felipe por considerar que su decisión es “una declaración de confianza en las instituciones”, pero al mismo tiempo defendió que los españoles conozcan lo ocurrido.

“Este país necesita evidentemente saber. Es un país transparente y que necesita seguir confiando en sus instituciones”, ha añadido antes de instar a dejar que sigan actuando las autoridades judiciales españolas y suizas que investigan este asunto.

Otro ministro, el de Transportes, José Luis Ábalos, calificó de “respetable y contundente” la decisión del rey y resaltó que ahora la inquietud del Ejecutivo es ganar la batalla del coronavirus.

Esa es la prioridad para la mayoría de partidos, y algunos ya adelantaron que, cuando se logre recobrar la normalidad, habrá que investigar este asunto.

Así, el portavoz del PNV en el Congreso, Aitor Esteban, lo calificó de “muy grave” y defendió “aclarar todo lo sucedido” una vez que se supere la crisis.

Esteban abogó por, “como mínimo, modificar las leyes que impiden dar transparencia a las actividades” de la Casa Real porque “no es de recibo, ni jurídicamente sostenible en una democracia, que se invoque la Constitución para impedir una comisión de investigación parlamentaria”, como la rechazada por PSOE y PP la semana pasada.

Ambos partidos, amparándose en la inviolabilidad de don Juan Carlos por los actos cometidos cuando era jefe del Estado, rechazaron en la Mesa del Congreso una petición de Unidas Podemos y ERC de crear una comisión de investigación para esclarecer la comisión de presuntas irregularidades fiscales.

 

Una actuación ilegal

La renuncia de Felipe VI a la herencia de su padre es para el senador de Compromís Carles Mulet un reconocimiento de que don Juan Carlos es “un corrupto” y que “ha actuado de manera ilegal” dentro de una familia “envuelta en casos graves de corrupción”.

También pidió explicaciones el senador de Més per Mallorca Vicenç Vidal, quien sostuvo que “el nivel de corrupción al que ha llegado la monarquía española la convierten en una institución inviable en una democracia que se considera avanzada”.

A las críticas se sumó el diputado del PSOE Odon Elorza, para quien el asunto de don Juan Carlos es “un escándalo monumental” y exigió que los miembros de la familia real hagan una declaración pública de todos sus bienes similar a la que debe publicar cualquier cargo político.

Frente a esas posiciones críticas, el rey obtuvo poco después de su comunicado el respaldo de PP, Vox y Cs, y ayer algunos parlamentarios de esos partidos, como el popular Rafael Hernando, ha reiterado ese apoyo asegurando que es una decisión dura.

El Gobierno aplaude la “contundencia” de Felipe VI y esperará a conocer el origen del dinero de su padre