Madrid celebra un Dos de Mayo aséptico y sin menciones a Cifuentes

Policías municipales en bicicleta desfilan en la Puerta del Sol durante el acto de la Fiesta del 2 de Mayo | chema moya (efe)
|

La Comunidad de Madrid celebró su fiesta del Dos de Mayo con un tono institucional y aséptico, con pocos “corrillos” entre los políticos invitados y sin menciones a la expresidenta recién dimitida, Cristina Cifuentes.
Un Dos de Mayo encabezado por el presidente en funciones, Ángel Garrido, que ejerció de anfitrión en un día marcado por nuevas encuestas electorales (realizadas en plena crisis de Cifuentes) que auguran un estrepitoso descenso del PP, un retroceso más leve de PSOE y Podemos y un gran ascenso de Ciudadanos, que ganaría las autonómicas.
Sobre estos sondeos versaron los pocos “corrillos” que se formaron en la Real Casa de Correos entre periodistas y políticos, algunos de los cuales abandonaron pronto la recepción, como la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría; la secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, o el líder del PSOE, Pedro Sánchez. A los actos acudieron, entre otros, la alcaldesa Manuela Carmena, los portavoces de todos los grupos parlamentarios en la Asamblea y el Ayuntamiento, y representantes de todos los partidos, como Pablo Casado, Javier Maroto y Juan Carlos Vera (PP) e Íñigo Errejón y Tania Sánchez (Podemos).
Garrido intentó imprimir normalidad a los actos, que comenzaron como es tradicional en el cementerio de La Florida para rendir homenaje a los 43 caídos en el levantamiento de 1808 contra las fuerzas napoleónicas y donde dijo que, en pleno siglo XXI, Madrid tiene que ser una referencia de “solidaridad y pluralidad”. Mismo mensaje que transmitió en su discurso tras entregar las medallas de la Comunidad, en el que instó a renovar el compromiso de los madrileños que se alzaron en un llamamiento “heroico” a la unidad de España, la soberanía, la lucha por una sociedad mejor, la convivencia, el progreso y la superación.
Ni una sola mención a Cifuentes en sus palabras, en las que se limitó a pasar tangencialmente por la crisis asegurando que “los vaivenes políticos y los cambios coyunturales” no deben hacer olvidar que la madrileña es una sociedad “preparada, trabajadora, solidaria” y que el Gobierno garantiza la estabilidad “más allá de las circunstancias concretas”.
Si Cifuentes no fue objeto de las conversaciones, sí lo fue la inminente investidura del nuevo presidente. Ninguno de los dirigentes del PP nacional presentes en el acto abordaron la situación del partido ni del Gobierno, ni dejaron ver quién podría ser propuesto como presidente para el año que queda de legislatura.

Recuerdo de Ussía
La Comunidad entregó sus Medallas y Encomiendas a personas e instituciones “que representan a este Madrid que no se deja vencer por los problemas, que no se conforma con los éxitos y que se esfuerza a diario por llevarlos un poco más lejos”. Alfonso Ussía, Ángel Nieto (a título póstumo), el equipo de trasplantes infantiles del Gregorio Marañón, la Policía Municipal de la capital, la ONCE o Gemma Cuervo son algunos de los premiados. Ussía fue la única persona que mencionó a Cifuentes. “Fue justa, absolutamente obligada e irremediable la dimisión de la anterior presidenta, pero sería muy grosero por mi parte, no recordarla en este momento”, dijo. l

Madrid celebra un Dos de Mayo aséptico y sin menciones a Cifuentes