Una de cada cuatro familias usa internet para educar a sus hijos, pero sin un criterio adecuado

|

Una de cada cuatro familias ya utiliza internet y los dispositivos móviles para educar a sus hijos, aunque la mayoría lo hace sin un criterio adecuado, según Antoni Aguilar, director de la Escuela Pía de Mataró (Barcelona) y experto en tecnología aplicada a la educación.

Aguilar aseguró que uno de cada diez abuelos también “han incorporado las tecnologías a su vida y a la de sus nietos porque la ven muy o bastante bien para educar”, pero avisa de que “esta incorporación de dispositivos no viene acompañada, en la mayoría de los casos, de herramientas y criterios para su gestión”.

Debate

Internet, ordenadores, tabletas y teléfonos móviles como herramienta educativa avanzan su implantación como instrumentos pedagógicos en las escuelas significativamente, lo que ha generado un debate entre docentes sobre sus ventajas e inconvenientes.

Actualmente, el 26,4 por ciento de padres y madres de entre 35 y 44 años que utilizan las TIC consideran que internet y los diferentes dispositivos móviles “le sirven mucho o bastante para educar”, según datos del Centro de Investigaciones Sociológicas.

Una opinión que también comparten el 21,7 por ciento de los padres de 45 a 54 años, configurando en total un colectivo que en España llega a ser una de cada cuatro familias.

Aguilar apuntó que “estos datos indican que las familias han incorporado, en menor o mayor medida, las tecnologías a su vida y a la de sus hijos”, pero advirtió de que “esta incorporación de dispositivos no viene acompañada de consejos y guías para poder hacer un uso libre, adecuado y crítico”. Internet y, sobre todo, el ordenador, son utilizados de manera mayoritaria en edades anteriores a los 10 años, mientras que la disposición de teléfono móvil se incrementa significativamente a partir de los 10 años.

“Hemos dado a los niños herramientas muy potentes y les hemos cargado de una gran responsabilidad sin que, en la mayoría de los casos, tengan la capacidad de gestionarla”, dijo Aguilar. l

Una de cada cuatro familias usa internet para educar a sus hijos, pero sin un criterio adecuado