Un estudio de la USC revela un nuevo protector contra dolencias hepáticas

AME5513. SAO PAULO (BRASIL), 18/03/2020.- Una científicas brasileña trabaja en el laboratorio de Inmunología del Instituto del Corazón (Incor) de la Facultad de Medicina de la Universidad de Sao Paulo el pasado 17 de marzo, dur
|

El Grupo de Metabolismo Molecular de la Universidade de Santiago de Compostela (USC) en el Centro de Investigación en Medicina Molecular y Enfermedades Crónicas, que dirige Rubén Nogales, descubrió un nuevo mecanismo implicado en el desarrollo de la enfermedad del hígado graso no alcohólico, denominado Nafld.

En concreto, según informó la USC, los investigadores desvelaron que bloquear un receptor, el “GPR55”, permite alterar el metabolismo de la grasa en el hígado, haciendo que fabrique menos y, por tanto, que el daño sea menor.

Este avance científico abre “nuevas vías terapéuticas” para combatir esta enfermedad, que afecta a una de cada cuatro personas en el mundo y para la que aún no existe ningún fármaco aprobado para su tratamiento.

 

Evolución

La enfermedad del hígado graso no alcohólico (Nafdl), comienza como una simple acumulación de grasa pero, si no se vigila, con el tiempo puede progresar en “esteatohepatitis no alcohólica” (NASH), caracterizada por inflamación y fibrosis.

Según indican los expertos, se trata de una dolencia peligrosa, ya que los pacientes corren el riesgo de desarrollar cirrosis, cáncer y mayor tasa de mortalidad asociada a fallo hepático.

 

Receptor

Esta investigación, liderada desde la USC, demuestra que los pacientes con Nafdl y NASH tienen niveles elevados en sangre de una molécula conocida como “lisofosfatidilinositol” (LPI), que se une a un receptor llamado GPR55.

La expresión de este receptor también está aumentada en el hígado de los pacientes con estas dolencias.

Con ello, encontraron que, al inhibir este receptor en el hígado, se puede “alterar el metabolismo de la grasa”, haciendo que el hígado fabrique menos y, por tanto, el daño sea menor, tal y como explica Marcos Fernández Fondevila, autor principal del estudio.

Nanotecnología

Por su parte la UNED confirmó que el uso de la nanotecnología ha permitido desarrollar un sistema que elimina del agua en cinco horas los vertidos de los residuos del paracetamol. Un equipo dirigido por la catedrática de Química Inorgánica de la Uned María Luisa Rojas firma la investigación.

El método capta las molécula de paracetamol y las adhiere a nanotubos de carbono donde se descomponen en presencia de óxido de hierro y agua oxigenada, lo que las convierte en casi “inocuas para el ecosistema”.

El proceso elimina “más del 90% de los contaminantes y dura solo cinco horas”, indica la UNED.

Un estudio de la USC revela un nuevo protector contra dolencias hepáticas